J!Analytics

Recibe las noticias en tu e-mail


Alcañiz. Gran derrumbe sin heridos gracias a un ángel de la guarda. VÍDEO
Martes, 18 de Abril de 2017 00:00

Servicio Cinológico de la Guardia Civil. Foto: Guardia Civil de ZaragozaServicio Cinológico de la Guardia Civil. Foto: Guardia Civil de Zaragoza

Está previsto que hoy comiencen las obras de consolidación de la cara del cerro Pui Pinos que ayer martes se derrumbó y que, antes de los trabajos, los vecinos puedan acceder a coger algunas de sus pertenencias, ya que después, durante las obras habrá desprendimientos.

Antonio Lizana, llamado entre los afectados como "nuestro ángel de la guarda", fue quien detectó los primeros desprendimientos y llamó a la Policía. Gracias a su aviso, los vecinos fueron desalojados y no sufrieron ningún daño, pues tan solo tres horas más tarde dos viviendas, en las que vivían tres familias, quedaron reducidas a cascotes.

Perros de Diputación Provincial de Teruel y de la Guardia Civil rastrearon los cascotes de las viviendas derrumbadas ayer de madrugada en Alcañiz y no encontraron a ninguna persona entre ellos. No se había dado aviso de ningún desaparecido, pero se realizaron estas tareas por precaución. No hubo daños personales.

El alcalde, Juan Carlos Gracia Suso, indicó que se está a la espera de que se consolide el talud para evitar el riesgo. También dijo que el Ayuntamiento establecerá una oficina de información para que los afectados puedan tramitar las ayudas para las propiedades que han perdido o han sido dañadas, independientemente de que tengan seguro o no.

Los afectados fueron alojados en el Hotel Guadalope, donde ayer al medio día se reunieron con el alcalde y la Policía Local y donde recibieron atención médica para llevar un control de su estado de salud y de los medicamentos que habitualmente toman y que han podido perder en el accidente o dejar en sus viviendas. El tiempo que estén fuera de sus casas dependerá del informe técnico de la zona afectada.

Parte del Cerro Pui Pinos de Alcañiz se derrumbó este martes sobre la carretera Nacional 232, la zona conocida como "El Corcho", entre la fábrica de aceite Gaibar y  los Torreones. Muchos de los cascotes de las viviendas derruidas llegaron hasta la ribera.

Se llevó por delante dos viviendas, que quedaron totalmente destrozadas y sepultó varios vehículos, coches, motocicletas y un tractor.

El Ayuntamiento colocó hace unos veinte años una contención de madera, debido a que había habido avisos de que caían piedras del cerro. Hoy, poco antes de las dos de la madrugada, un vecino de la zona vió moverse el parapeto y dio aviso a las fuerzas de seguridad. Ante esta situación, 33 personas fueron desalojadas, tanto de las viviendas derruidas, como de las colindantes. En las derruidas vivían tres familias, en total, ocho personas.

Sobre las cinco de la madrugada se produjo el derrumbe. En ese momento fueron desalojadas varias viviendas colindantes.

Todo el cerro Pui Pinos está cortado, tan sólo se puede acceder al Parador por la Subida Encomienda. Debido a que también está cortada la carretera nacional 232 desde el bar “Saloon” hasta la fábrica de aceites Gaibar, se suspendió ayer el mercadillo ambulante previsto para este martes y también el parque de atracciones instalado junto a la plaza de toros, para permitir el desvío del tráfico.

 

Compartir

 

 

-