J!Analytics

Recibe las noticias en tu e-mail


Alcañiz. El desalojo continuará unos días, mientras se consolida la zona del derrumbe
Jueves, 20 de Abril de 2017 00:00

Los vecinos cuyas viviendas quedaron reducidas a cascotes a causa del derrumbe de parte del Cerro Pui Pinos de Alcañiz sobre el tramo de carretera nacional conocido como “El Corcho”,  llevan el susto y la pérdida de su hogar asimilándolo “poco a poco”, junto con el resto de personas (33 en total) que fueron desalojadas de la zona afectada.

Treinta de ellas continúan en el Hotel Guadalope, donde las alojó el Ayuntamiento y las otras tres, una pareja con un bebé, en una vivienda particular por decisión personal.

Ayer, desde el Ayuntamiento, en una reunión en el mismo hotel, se les comunicó que no podrán volver a sus hogares, ni a vivir ni a recoger pertenencias, al menos en dos o tres días, debido a que las obras que comenzaron ayer para consolidar la zona del derrumbe pueden ocasionar desprendimientos.

Uno de estos vecinos, cuya casa no ha sido afectada, comentaba ayer a Bajo Aragón Digital que todavía iba con lo puesto, con la esperanza de poder volver pronto a su vivienda, que se encuentra al otro lado de la carretera, enfrente del derrumbe. La Policía Local, dijo, se ofreció para proporcionarles ropa u otras cosas que pudiesen necesitar.

Entre estos desalojados se encuentra Antonio Lizana, conocido entre los afectados como “el ángel de la guarda”, ya que fue quien poco antes de las dos de la madrugada detectó los primeros desprendimientos del cerro y llamó a la Policía Local permitiendo el desalojo de las tres familias que vivían entre las dos viviendas que se reducirían a cascotes tan solo tres horas más tarde.

 

Compartir

 

 

-