J!Analytics

Buscar columnistas

Recibe las noticias en tu e-mail


Alfonso Callejero
Jueves, 27 de Abril de 2017 00:00

El método Esperansky

Los manuales de todo buen actor están plagados múltiples anotaciones sobre lo que debe y no debe hacer. A saber, debe ser constante, esforzarse, ensayar y observar a los grandes de la profesión en los foros donde actúan. Por desgracia para ellos, el teatro es muy caro, mientras el IVA cultural siga por las nubes.

Pero para compensar esto, ahora los futuros actores pueden ir a los juzgados de Plaza de Castilla y ver a los mejores actores que ha dado la madre patria.

En el primer pase de esta temporada pudimos ver como la Lideresa optaba al Goya a la mejor interpretación femenina. Aunque claro, mucho suponer es que ella, después de una eternidad en la farándula, en mil papeles y conociendo todos los rincones oscuros de la profesión, no supiese nada de lo que se movía entrebambalinas.

Pero realmente, un guión muy similar, ya le valió un premio en un certamen celebrado en Mallorca, a una notable mujer que escribió un drama. En el cual, la protagonista declara que: "todo lo hizo por amor". Seguramente Antena 3 estará pensando en pasar este lacrimógeno filme, uno de estos próximos sábados después del parte que nos ofrecen desde Venezuela.

Dentro de este reputado método, una ex compañera de compañía de la Lideresa también tuvo una actuación que también fue muy aplaudida, en la película: "El Jaguar del garaje y los confetis de los niños".

Y así, se nos acumulan ejemplos de grandes actores que no sabían, no pensaban o lo hicieron por amor, según pone su guión.

Grandes histriones, en los que los futuros actores pueden mirarse y ver como nos engañan; con sus miradas vidriosas, con esa voz entrecortada, y su desconcierto en la expresión. Para al final, ver que nos han robado el corazón y con un fervor entusiasta nos levantamos de nuestras butacas y les brindamos una sincera ovación, como muestra de que al final nos hemos creído sus interpretaciones y apostamos por la cándida inocencia del personaje que interpretan.

Así que, sin lugar a dudas, los futuros actores, que quieran triunfar y ser recordados, deben estudiar bajo las permisas del método Esperansky.

 

Compartir

 

-