J!Analytics

Buscar columnistas

Recibe las noticias en tu e-mail


José Luis Pueyo
Miércoles, 03 de Mayo de 2017 00:00

Trogloditas

Jimena y Shaza lo han conseguido. Han vivido una pesadilla que por poco les cuesta la vida, simplemente por cometer la “fechoría” de amarse. Shaza no quiso ocultarle a su familia (egipcios ellos), que estaba enamorada de otra mujer, de la española Jimena. Pero su padre no lo aceptó y le tendió una trampa haciéndole creer que su madre estaba gravemente enferma. Así que Shaza y Jimena volaron desde Londres, donde vivían, hasta Dubay, que era donde se encontraba su familia, para ver qué sucedía con su madre. Su padre tuvo claro que era más importante poner a salvo el honor de su familia, y no dudó en denunciar a su propia hija ante las autoridades, y hasta hubo amenazas de muerte.  

Consiguieron escapar del troglodita de su padre gracias a la ayuda de algún ser que debía tener un mínimo de inteligencia, y en su huída cayeron en Turquía. Mal negocio también. Mira que hay gente maja en Turquía, pero parece que Erdogan y sus secuaces también son diestros en el manejo de la cachiporra. Nuevamente Jimena y Shaza tuvieron suerte. Y mucho amor. Jimena tuvo la oportunidad de marcharse, pero dijo que ni se le ocurriría hacerlo sin Shaza, “en un primer momento perdí la esperanza, pero sabía que ella nunca se iba a ir sin mí”.

Ahora se sienten a salvo en España, en este país parece que no deberían tener nada que temer, que su amor pueden vivirlo en total libertad, sin tapujos, sin ocultarlo... Bueno, por fortuna les llevamos bastantes decenios de ventaja a los países árabes, pero no estamos libres de que nos sorprenda más de un troglodita a la vuelta de la esquina, esos a los que les gusta “hacerse oír”...  O los jerarcas de la iglesia católica, que día sí día también nos “regalan” con declaraciones homófobas que causan repugnancia. O la gran mayoría de la derecha del país, bastante numerosa por cierto, que suelen dejar bastante claro la “poca simpatía” que tienen por los homosexuales... Y además, cuando la derecha ostenta el poder, enseguida se aplica a la tarea de modificar la ley de educación para impedir que por ejemplo a los niños se les eduque para la ciudadanía... Es mejor que crezcan pensando que los niños tienen pene y la niñas tienen vulva, y que cualquier otra opción es una degeneración, o en el mejor de los casos, una enfermedad.

Lo único que me duele de estas líneas, es que estoy faltando al respeto a los trogloditas originales. Ellos se expresaban con la cachiporra porque era lo único que conocían. No se les puede culpar. No tuvieron la oportunidad de conocer a los sabios griegos, los filósofos, la ilustración... Shaza y Jimena vivirán aquí más tranquilas y seguras que en Egipto o cualquier país árabe, es cierto, pero mejor que no se descuiden.

 

-