J!Analytics

Buscar columnistas

Recibe las noticias en tu e-mail


Eduardo Orrios
Miércoles, 17 de Mayo de 2017 00:00

El Presupuesto de los despropósitos

Este 10 de mayo se aprobaron los presupuestos de nuestra comunidad autónoma. Unos presupuestos en los que nos han dejado a los habitantes de Alcañiz y comarca con una reducción de más de 9 millones de euros en la partida del hospital de Alcañiz. Esto quiere decir que este año tampoco vamos a ver comenzar las obras del ya anhelado hospital.

Ni el ejecutivo aragonés ni sus socios (o como quieran denominarse el grupo de Podemos) tienen el mayor interés en acelerar su construcción. Los acontecimientos que dieron lugar a la aprobación de los presupuestos son típicos de una película de Berlanga. Un acuerdo para aumentar la partida del hospital en 1 millón de euros (digno de sacar pecho por incrementar la partida), pero de rebote nos reducen la partida en 9´2 millones que los destinan a varias partidas como la adquisición de aparatos médicos, varios programas como el de la hepatitis C y para el hospital de Teruel. Las negociaciones entre PSOE y PODEMOS deben de ser curiosas. Por aquí te lo doy y por aquí te lo quito.

Después la respuesta fácil es alegar desconocimiento o asegurar que es un error de codificación, pero la cruda realidad es que de los 11.5 millones iniciales, la partida presupuestaria está en 2.3 millones. Ni siquiera el aviso de la portavoz del Partido Aragonés antes de la votación les hizo despertar de su sueño presupuestario. Un aviso que cayó en saco roto ya que ni escucharon, o si escucharon no quisieron rectificar.

Que no se van a poder ejecutar los 11.5 millones es la respuesta del Sr. Lambán y que la cifra que se ha incluido es lo que vamos a gastar este año.

Miré usted, con todo lo que se ha detraído este año o con los 3 millones que ya no se gastaron en el 2016, el actual hospital de Alcañiz podría contar con un servicio de UCI que es más que necesario en nuestra zona. Todos los recursos tanto materiales como humanos se pueden trasladar a las nuevas instalaciones cuando esté construido el nuevo hospital y mientras esperamos que esto suceda los habitantes de todo el Bajo Aragón no tendrán que desplazarse a la capital del reino cada vez que se necesite de este servicio. Esta es una enmienda que el Partido Aragonés presentó tanto en los presupuestos del 2016 como en los del 2017, pero claro, para el equipo de gobierno no era prioritario, lo prioritario ha sido recortarnos un puñado de millones de euros para desviarlos a otros menesteres que seguramente les darán más rédito político que los votos de los bajoaragoneses.

 

Compartir

 

-