J!Analytics

Recibe las noticias en tu e-mail


Joven de Valderrobres salva una vida y quiere que todo el mundo sepa hacerlo
Martes, 23 de Mayo de 2017 00:00

Sonia, ayer en AlcañizSonia, ayer en Alcañiz

La joven Sonia Guimera, natural de Valderrobres, salvó la vida a otra joven hace unos días en Barcelona que, clínicamente, había sufrido una muerte súbita. Como quiere que todo el mundo sepa actuar de esta manera, tiene previsto impartir primeros auxilios en el Bajo Aragón y Matarraña, dentro del proyecto que desarrolla.

Sonia trabaja como radióloga en el hospital de Reus. Ayudar a los demás es su vocación y por eso forma parte del proyecto “Andrea”, a través del cual ella ha aprendido los primeros auxilios y ahora se encarga de enseñarlos a los demás.

Gracias a su temple, rapidez de actuación y a estos conocimientos, que según Sonia todo el mundo debería saber, pudo salvar la vida a una chica de 28 años.

La valderroblense cuenta que estaba con una amiga cuando en una zona de compras escuchó un fuerte golpe y comprobó que una joven se había desplomado y junto a ella su madre pedía auxilio.

“Comprobé si respiraba y no respiraba”. Ante la gravedad de la situación, rápidamente, Sonia encargó a su amiga que llamase al teléfono de emergencias 112 y pidió unas tijeras a un comerciante. “Le corté la camiseta y le realicé compresiones torácicas”. Una persona le dijo que en el centro comercial existía un desfibrilador y pidió que se lo trajeran. “Lo conecté y le di dos descargas”, recuerda. Sonia explica que el desfibrilador es un aparato que “te lo cuenta todo”, así que siguió las indicaciones de descargas, compresiones torácicas y tomas del pulso necesarias  y se las practicó hasta que el aparato le indicó que ya  era suficiente.

Entonces Sonia comprobó que la chica comenzaba a reaccionar y poco a poco su respiración fue mejorando, así que la colocó en la posición lateral de seguridad y esperó hasta que llegaron los servicios sanitarios.

Los médicos que la atendieron allí mismo le colocaron el collarín y le hicieron un electro y otras pruebas para diagnosticar que, pese a no padecer ninguna enfermedad, la joven había sufrido una muerte súbita.

Los sanitarios felicitaron a Sonia, pues como ella dice “los primeros cuatro minutos son importantísimos para reaccionar”, ya que si no se hace adecuadamente en ese tiempo “es difícil que la persona sobreviva”.

Sonia recuerda que al principio la madre de la joven enferma desconfió manifiestamente de ella, según cree al verla tan “menuda” y con esa actitud espontánea, pero luego se fundió en un abrazo de agradecimiento con ella. “Todo el mundo debería saber estos primeros auxilios”, remarca.

Agradece muchísimo el aprendizaje adquirido en el proyecto “Andrea”, fundado por Paco Florido y coordinado por José Miguel González. Sonia ahora se dedica a enseñar los primeros auxilios a través de este proyecto. Lo estuvo haciendo recientemente en una cadena de restaurantes que ha decidido colocar desfibriladores en Tarragona y Reus y también lo hace para estudiantes y agentes de seguridad, teniendo previsto impartir estos conocimientos próximamente el Bajo Aragón y Matarraña.

Sonia cree que es muy importante que haya desfibriladores en las zonas públicas.

El mapa de los desfibriladores en establecimientos no sanitarios de la provincia de Teruel puede consultarse aquí.

 

Compartir

 

 

-