J!Analytics

Buscar columnistas

Recibe las noticias en tu e-mail


Joaquín Egea

Verdad vs. Relato

En estos tiempos de posverdad la veracidad de las cosas pierde sentido frente al relato que se hace de las mismas. Si antes los hechos se regían por la verdad que los sustentaba en la actualidad prima el relato que se forma en torno a ellos.

La sociedad digital que vivimos, en la que hay gran proliferación de medios de comunicación, grandes y pequeños, no ha conseguido tenernos más y mejor informados como se esperaba. Muy al contrario se ha desarrollado una militancia de medios muy parecida a la de partido, coincidiendo con una mayor politización de los mass-media. Se ha perdido la principal función de los medios, que no es sino buscar e informar sobre la verdad de los hechos; sustituyéndola por la presentación y defensa del relato que mejor cuadra al interés de un determinado partido.

Veamos dos ejemplos, a nivel nacional y local, para entender mejor esta diferencia.

Llevamos un mes recibiendo, casi diariamente, noticias sobre la corrupción en la gestión del canal de Isabel II. Corrupción que afecta de lleno al Partido Popular de Madrid tanto por los nombres que están apareciendo como por las sospechas de financiación ilegal.

Se está investigando la gestión desde 2001, año en el que la actual presidenta de la comunidad, Cristina Cifuentes, ya tenía responsabilidades tanto en el PP madrileño como en el Canal de Isabel II. De manera que no es difícil suponer, las últimas investigaciones de la Guardia Civil así parecen demostrarlo, que ella era conocedora de lo que allí pasaba.

Sin embargo, desde el principio el relato que se intenta imponer es que fue ella la que denunció la situación del Canal cuando llegó a la presidencia de la comunidad. Este relato se substancia en la entrega de documentación por parte de la presidenta al Juez instructor, documentación que demostraría bien a las claras la corrupción en el canal en tiempos del anterior presidente, Ignacio González, dejando a ella libre de toda culpa. Esta teoría ha sido defendida en numerosos medios de comunicación alabando el compromiso de la presidenta contra la corrupción. Sin embargo el relato obvia que la entrega no fue voluntaria, sino obligada por el juez, que ya llevaba tiempo investigando las cuentas del Canal.

Vemos como se intenta tapar la verdad subyacente con un relato, cortina de humo, que intenta que las consecuencias sean menores.

La noticia de más calado últimamente en Alcañiz es la reducción de más de 9 millones de euros, que iban en el presupuesto de la DGA de este año, para la construcción del hospital. Tengo una opinión propia sobre la necesidad y cómo ha de ser el futuro hospital, pero lo que se promete en campaña hay que cumplirlo.

Según el propio presidente de Aragón la reducción del presupuesto se debe a que no hay tiempo a gastar más y que para los trámites que van a acometer durante este año es suficiente con la cifra que al final aparece en el presupuesto. Así pues a quien hay que pedirle explicaciones es al presidente. Él tiene que explicar el porqué de esta  reducción arbitraria,  cuando se había comprometido inicialmente a 11 millones que posteriormente aumentó en 1’2 millones tras la negociación con Podemos Aragón.

Hasta aquí los hechos.

Sin embargo el relato, jaleado en redes sociales y en medios de comunicación locales con necesidad de publicidad, que se ha vendido a la ciudadanía es que ha sido Podemos el que ha votado a favor de la reducción presupuestaria porque no está a favor de la construcción del hospital. De modo que nos venden que gente que lleva más de 3 años en la calle reclamando primero la construcción de un hospital público y después su rápida construcción están ahora, aplicando un malvado giro copernicano, en contra de esta infraestructura.

Cada uno es dueño de sus ideas y pensamientos; ante cualquier hecho está en nuestra mano comprar el relato que queramos. No obstante esto no quita para que ante cualquier noticia sea conveniente un poco de sentido crítico, buscando la verdad que se oculta detrás.

 

 

Compartir

 

-