Banner
Banner

J!Analytics

Recibe las noticias en tu e-mail


La Térmica de Andorra es la que más contamina con azufre
Jueves, 25 de Mayo de 2017 00:00

Vista del humo de la térmica de Andorra desde AlcañizVista del humo de la térmica de Andorra desde Alcañiz

El Instituto Internacional de Derecho y Medio Ambiente ha elaborado un informe sobre los efectos de la salud en las centrales térmicas de carbón en España en 2014.

Según este informe, “más del 50% de las emisiones de SO2 de las instalaciones de combustión/energéticas proceden de las centrales de carbón debido al azufre contenido en este combustible. La central térmica de Andorra es la que más SO2 emite de todas las centrales térmicas, ya que es la única que utiliza lignito negro como combustible principal –además de la hulla de importación, en menor cantidad. El lignito negro contiene una elevada cantidad de azufre en comparación con la hulla y la antracita, empleadas en las otras centrales térmicas”.

El contaminante SO2, indica el informe, “se ha relacionado con un incremento de asma y bronquitis crónica así como con la disminución de la función pulmonar y la inflamación bronquial. Los ingresos hospitalarios por cardiopatías y la mortalidad aumentan en los días en que los niveles de SO2 son más elevados”.

Las partículas contaminantes de las centrales, se explica, “se mantienen en suspensión en el aire durante mucho tiempo –varios días o semanas- lo que les permite desplazarse a muy largas distancias hacia lugares alejados de las fuentes emisoras”, reflejando que “se nota cierta contaminación de SO2 en los alrededores de la Central Térmica de Andorra debido a que esta utiliza un tipo de combustible con un elevado porcentaje de azufre.

En Aragón la tasa de muertes debidas al carbón es de 2,45 por 100.000 habitantes en riesgo, existiendo 945.239 habitantes en riesgo. La mayor tasa de muertes se registra en Asturias (6,97).

La provincia de Teruel es la que mayor tasa de incidencia de mortalidad anual por causas naturales debidas al carbón registra de Aragón (3,15 por cada 100.000 habitantes). No obstante, dependiendo de la dirección del viento, la contaminación llega a las otras provincias aragonesas y también a la Comunidad Valenciana. De hecho, la mayor parte del año, debido a que el viento va en dirección sudeste, la tasa de incidencia en Castellón es de 3,19 por cada 100.000 habitantes, mayor que la de cualquiera de las provincias de Aragón.

El estudio explica que en las centrales térmicas los valores límites de emisión fijados por las autoridades competentes no deben superar los valores establecidos de la Directiva de Emisiones Industriales, la cual refleja valores límite para NOx, SO2 y partículas, entre otros contaminantes.

Los valores entraron en vigor en enero de 2016, pero hoy en día casi todos los valores límites de emisión fijados en las centrales térmicas españolas están por encima de los dispuestos en la Directiva de Emisiones. Esto se debe a que a lo largo de los años las instalaciones se han indo acogiendo a diferentes excepciones que les han permitido emitir por encima de los valores establecidos por las directivas europeas.

Es el caso de la de Andorra, que está acogida al Plan Nacional Transitorio, en vigor desde el 1 de enero de 2016 hasta el 30 de junio de 2020. Tras esa fecha deberán cumplir sin excepciones. Por eso el Gobierno de Aragón insta al de España a que conceda subvenciones para realizar las modificaciones pertinentes en la central que permitan ajustarla a esos valores.

No obstante, eso no evitaría que siguiese contaminando, por eso el instituto elaborador del informe exige al Gobierno el cierre de las centrales térmicas de carbón antes de 2025.

 

Compartir

 

 

-