J!Analytics

Buscar columnistas

Recibe las noticias en tu e-mail


Alberto González

Cuidado con los “tontos motivados”

Hace ya muchos días que estamos sufriendo unas temperaturas más elevadas de lo normal  para la época del año en la que nos encontramos, aunque recientemente hemos estrenado el verano, ya hace días que dichas temperaturas nos acompañan haciendo que pasemos un sofocante final de la primavera y una, para nada suave, entrada a la estación de verano.

Este hecho, junto a la falta de lluvias hace que entre otros problemas, tales como la perdida de cultivos o la escasa capacidad de agua en nuestros embalses, destaque el altísimo riesgo de incendios forestales.

Y es que arrastramos un problema de conceptos desde hace ya demasiado tiempo y no es otro que el de asociar a las brigadas forestales con simples extinguidores de fuegos y por ello, en gran medida, se les contrata únicamente para el periodo de alto riesgo de incendios, que abarca, en el mejor de los casos, desde el mes de Mayo hasta el mes de Octubre.

De todos es sabido que una labor de limpieza sería la prevención más eficaz para evitar los incendios en temporada de riesgo, ya que ahora mismo nuestros montes son verdaderos polvorines.

A todo esto no ayuda, en mi modesta opinión, que desde los medios de comunicación se haga tanto hincapié en la posibilidad de que por comportamientos poco cívicos se produzcan incendios.

No debemos olvidar que los medios de comunicación son un escaparate para los tontos motivados.

Me refiero a toda esa gente enferma que solo necesitan un pequeño empujón para actuar, todas aquellas personas que disfrutan cuando ven por la tele la noticia de sus actos pirómanos, y el cruel efecto llamada que esto genera.

Todos estos días, muchos hemos seguido con una mezcla entre horror y orgullo las tareas de extinción de los focos de incendios que han asolado y siguen asolando el vecino país de Portugal.

Horror por las vidas perdidas y la extensión calcinada y orgullo por cada uno de los profesionales y particulares que día a día luchan contra el fuego sin apenas descanso y que no flaquean por muy duros momentos que atraviesen.

Solo deseo que se extingan cuanto antes todos los incendios y que sobre todo no haya ningún tonto motivado en España con ganas de hacerse famoso.

El hecho objetivo de que Europa en esta crisis ha estado desaparecida tampoco debería pasarnos desapercibidos.

Compartir

 

-