J!Analytics

Buscar columnistas

Recibe las noticias en tu e-mail


José Luis Pueyo
Martes, 04 de Julio de 2017 00:00

No hay que olvidarlo

Entiendo que hay ciertos asuntos en los que el que uno se repita, no está de más, sobre todo cuando se comprueba una y otra vez que sobre el asunto en cuestión no se perciben avances. Y es que escuchar al cura de L'Hospitalet de Llobregat que aprovecha su homilía para cargar contra la homesexualidad, me enerva irremediablemente. La iglesia es incansable en su intento de adoctrinar a la sociedad pregonando lo que según ellos está bien y lo que está mal. La libertad individual de cada uno para pensar y sentir lo que desee, se la pasan por el forro de la sotana. Así que los que entendemos que todo eso es una barbaridad, que por suerte somos la inmensa mayoría, no debemos callar cuando escuchamos mensajes como las que arroja el cura ese. Es de agradecer que la mayoría de medios informativos se han hecho eco del asunto y lo han aireado convenientemente. Interesante, por otra parte, el artículo de El País que cuenta la experiencia de Karim, Samir y Faysal, musulmanes que se han jugado la vida por su condición de homosexuales. Cusiosamente estos mozicos dicen que España es un paraíso para los homosexuales... Qué cruel es a veces el destino, si eres un homosexual nacido en Algeciras, te arriesgas a sufrir insultos, escuchar homilías sinsentido y quizá alguna agresión, pero si has nacido a tan solo 14 Km de allí hacia el sur, te juegas el cuello...

Pero dejemos a un lado a estos países que aún viven en la edad media, y centrándonos en nuestro democrático país, no hay que olvidar que aunque la mayoría de la sociedad española no acepta semejantes barbaridades, existe un gran número de personas que, aunque guarden silencio, están de acuerdo con tipos como ese y con su discurso homófobo. No hay que olvidar que el PP es el principal valedor de la iglesia católica en este país, no hay que olvidar que el Opus Dei cuenta entre sus filas con muchos políticos de ese partido, no hay que olvidar, sobre todo, los millones de personas que hacen posible con su voto que el PP esté donde está. No, no hay que olvidar todo esto, y ser conscientes de que cuando vamos paseando por la calle, cuando acudimos a nuestro puesto de trabajo, cuando vamos tomamos una caña en una terraza, cuando nos tumbamos al sol en la playa... muchos de los que nos rodean suscribirían las palabras del cura de L'Hospitalet. No hay que olvidarlo.



 

-