J!Analytics

Buscar columnistas

Recibe las noticias en tu e-mail


Gonzalo Villa
Jueves, 06 de Julio de 2017 00:00

Repertorio. LGTBIQ. Madrid World Pride

Oyendo a Carla Antonelli, arengar a las masas, con eso de que hoy hemos dado otro paso hacia el camino de la igualdad, uno teme que saque una botella de aguardiente, se arree unos trallazos a morro, escupa fuego por la boca, saque una búfala de entre bastidores, la monte, y salga al galope en dirección a Plaza Castilla, y nuevos ministerios, con la firme intención arrasar con todo lo que se le ponga por delante. Bien está lo de corridas de alegría, a ver si todos nos ponemos, como mínimo, al nivel tuyo, una mayoría que sustente un gobierno, por la libertad igual, hasta la victoria, siempre.

Querida Soledad Becerril, qué desmejorada estás, ay, ¿de verdad quieres saber cómo conseguir que no haya violencia de género? Pues enseñando a no robar ni hijos, ni patrimonio, cuidarse y socorrerse, ser solidarias y cooperadoras. Y que no crean firmemente que los maridos les tienen que dar dinero, ni nada, sin contraprestación, ni que los hijos e hijas son suyos, como para robárselos a su padre, e ir a los juzgados a que las juezas roben con su facultad de asaltar cuentas bancarias a capricho, especialmente con alevosía. Y, señora marquesa, la clave para evitar agresiones es reducir las denuncias, por no tener por qué.

No veo los impedimentos a la gestación subrogada. Sin embargo si al divorcio sin causa y cualquier tipo de enriquecimiento cimentado en la violencia y la intimidación, especialmente el parricidio.  Parece evidente que los futuros padres o madres de hijos fruto de gestación subrogada, lleguen a robárselos unos a otros, bajo una xenofobia galopante, es improbable. Vamos como todas las personas acomodadas.

“Me asfixiaba un tremendo sentimiento de culpa, por la muerte de tu padre, y la del hombre del tren. Siempre evité hablarte de ello. Quería que crecieras libre de culpa. Pero tú la percibiste, y a pesar de mi silencio, te la acabé contagiando como si fuera un virus” (Julieta de Almodóvar).

Las personas son el repertorio de palabras que las describen, y no el que no.

 

Compartir

 

-