J!Analytics

Buscar columnistas

Recibe las noticias en tu e-mail


Pilar Batanero

No son animales

¿Qué puede llevar a un tipo (me niego a llamarle hombre) a fijarse en una mujer, y obligarla por la fuerza a tener sexo?

Imaginemos al tipo ojeando al "personal", fijándose en una mujer o incluso una adolescente que está sola, en malas condiciones o simplemente le parece más vulnerable... se fija en ella, la sigue, la acorrala, la aparta del grupo o de la gente en general y la obliga, pese a las súplicas, lloros, miedo y resistencia, a tener sexo bajo amenaza, coacción o aprovechando que se encuentra en una mala situación (el alcohol hace estragos).

¿Qué puede llevar a un tipo a colgarse de la camiseta una chapa con una leyenda que menosprecia a la mujer, rebajándola a nivel de "cosa", que sólo sirve para sexo o traer cerveza?

Las bromas y chistes en los que la mujer son meros objetos sexuales, siguen haciendo gracia.

Los comentarios a pie de barra de bar contando las aventuras y proezas sexuales siguen siendo motivo de risas entre amigotes.

En ninguna especie animal se dan esos casos, que yo sepa. Por eso los tipos que hacen todas estas cosas no son animales, son unos delincuentes a los que algunas veces (muchas) se les podría aplicar el código penal.

Aún hay quien justifica estas acciones porque ellas van provocando, están en la calle a altas horas de la noche, consiente tener un "rollete" pero nada más, y él, no lo entiende y exige que le satisfaga...

Qué cansancio de repetir siempre lo mismo. Somos mujeres, somos libres, dueñas de nuestra vida y nuestro cuerpo, capaces e inteligentes, no necesitamos tutores que nos guíen. Sabemos andar por la vida solas y libres.

Compartir

 

-