Banner
Banner

J!Analytics

Recibe las noticias en tu e-mail


Interponen una querella contra Santiago Abad, gerente de MotorLand
Viernes, 04 de Agosto de 2017 00:00

Santiago Abad, director gerente de MotorLandSantiago Abad, director gerente de MotorLand

Javier Montero, vinculado al mundo del motociclismo (fue representante del equipo Paris Hilton Racing, del que era piloto Maverik Viñales) ha interpuesto una querella criminal contra Santiago Abad, el recién nombrado director gerente de MotorLand. Le acusa de estafa por unos hechos que ocurrieron en 2015.

En el texto de la querella se dice que Montero, Abad y otra persona, Marc Tuset, desarrollaron un proyecto juntos con la intención de crear dos sociedades vinculadas al motociclismo: una para llevar un equipo de competición y la otra para la representación de pilotos.

Cada uno debía aportar 50.000 euros.

Se indica que Montero, como administrador de la empresa Pircol Festival, comenzó a realizar los trabajos pertinentes para desarrollar el proyecto acordado por los tres: alquiló una nave para el equipo de competición, llegó a un acuerdo con una empresa suiza para que les montase los equipos de competición a cambio de que publicitasen su empresa haciendo correr al piloto Iker Lecuona en el Campeonato Europeo de 2017 y a partir de este año en el Equipo Suizo Carsxpert en el Mundial de MotoGP, en categoría Moto2.

Santiago Abad asumió las funciones de representante en el proyecto y pidió permiso a los otros dos socios para entrevistarse en Valencia con los padres del piloto Iker Lecuona para negociar su preparación. Sin embargo, según se explica en la querella, lo que hizo Abad fue firmar un contrato para representar al piloto a título personal y la cesión de derechos de sus padres, dejando al margen a los otros dos socios del proyecto.

Se indica que cuando llegó el momento de constituir formalmente la sociedad y poner cada uno los 50.000 euros, Abad no se presentó a la notaría y, “tras varios intentos de contactar con él para solucionar el problema”, les dijo que no disponía de esa cantidad y que les ofrecía el contrato de representación del piloto, cuyos derechos repercutían en él de forma personal, no en la sociedad, aunque la sociedad debería hacerse cargo de la formación del piloto corriendo a cargo de los gastos.

Por esta actitud, que “generó desconfianza”, la sociedad no llegó a constituirse, perdiéndose todos los contratos ya firmados con patrocinadores. Además, se indica que el piloto no quiso saber nada de ellos por rescindir la parte que le unía al trabajo de la sociedad. El piloto fichó por el citado equipo suizo con la intermediación de Abad, por lo que “cobra una buena cantidad de dinero gracias a la intervención de Montero y Tuset”.

“El negocio se fue al garete por la avaricia del señor Abad”, se resume en la querella.

También se dice que a raíz del contrato con el piloto Abad pudo lograr la gerencia de MotorLand, “ya que lo introdujo en su currículum para subir puestos”.

Y dejó “a los demás “socios” cargados de deudas y sin proyecto, ya que él no invirtió ni un euro y se llevó todos los beneficios”, se indica.

En la querella se desglosan pérdidas en la inversión: 10.600 y “beneficios dejados de recibir”: 40.000 euros al año de los patrocinadores y 25.000 euros al año de la representación de Iker.

Bajo Aragón Digital ha solicitado a MotorLand las declaraciones de Santiago Abad al respecto, pero desde el circuito nos indican que no se van a hacer hasta que no se reciba notificación o se admita a trámite la querella, añadiendo que nos mantendrán informados.  


 

Compartir

 

 

-