J!Analytics

Buscar columnistas

Recibe las noticias en tu e-mail


Marta Prades

Marca Estanca

Parece ser que a partir de mañana jueves Alcañiz dispondrá, de nuevo, de camping municipal. Una buena noticia que confío ponga fin, de una vez por todas, al culebrón que desde hace más de diez años, y tras invertir más de un millón de euros, viene sufriendo esta instalación municipal.

Orgullo y decepción, sentimientos en principio contradictorios, pero que maridan perfectamente cuando los alcañizanos nos damos una vuelta por los alrededores de La Estanca y contemplamos el privilegio del que disfrutamos al poder contar con un espacio natural -casi natural- tan cercano a la urbe y el lamentable estado en el que se encuentra.

Que la mano del hombre es una parte importante de ese deterioro no lo podemos negar. El civismo y el respeto por la naturaleza y el medio ambiente no es algo que esté en la mente de todas, pero hay una parte de culpa, esta vez institucional, que no podemos dejar pasar de largo.

Arrastrando los errores -y la deuda- ocasionados por la anterior empresa encargada de la gestión del camping municipal, el actual equipo de Gobierno de Alcañiz no ha sabido, ni en esta ni en la anterior legislatura, enfrentarse a este problema con valentía. Se ha negado a asumir la gestión directa de esta infraestructura, cuando está de sobras demostrado que la gestión directa de los servicios públicos en poblaciones de menos de 20.000 habitantes es más eficiente.

La causa que nos ha llevado a esta situación no es otra que la falta de un proyecto claro, objetivo y viable por parte del actual -y el anterior- equipo de Gobierno de nuestro Ayuntamiento para este espacio.  En su ideario privatizador elaboraron unos pliegos de condiciones tan inviables que ninguna empresa de las que concurrieron al concurso quiso hacerse cargo de la gestión.  Modificaron y elaboraron unos nuevos pliegos, para hacer la oferta más apetecible, sin realizar durante todos estos años las obras de abastecimiento y saneamiento de aguas, que tantos problemas generaron con el anterior gestor, y que a día de hoy siguen sin solución.  Sabemos que, ya por fin, se ha solicitado al Instituto Aragonés del Agua, una subvención para llevar a cabo estas obras, pero mientras tanto no sabemos quien va a asumir los gastos de abastecimiento y saneamiento de aguas hasta que las obras estén concluidas, los costes son elevados, pero cuando se le pregunta al Sr. Alcalde por esta cuestión en el Pleno, se remite al contrato, y no resuelve la duda.

El jueves se inaugura el camping, algún turista rezagado podrá todavía disfrutar de él y de su -casi- natural y -casi- maravilloso entorno, los aficionados al motor dispondrán de un lugar más distendido para vivir su afición de cerca, se ampliará la oferta hostelera de nuestra ciudad y se crearán puestos de trabajo.  Eso es lo que todos deseamos, pero para que este proyecto sea a largo plazo, y sostenible, hace falta eso, un proyecto, que ha día de hoy desconocemos.

Queremos tener de nuevo un motivo para sentirnos orgullosos de la Marca Estanca, y si la naturaleza ha hecho su parte, exijamos a quienes tienen la capacidad y la obligación, que hagan la suya.

 

Compartir

 

-