J!Analytics

Buscar columnistas

Recibe las noticias en tu e-mail


Nuria Julián
Miércoles, 06 de Septiembre de 2017 00:00

A borbotones... Antoniet

Mi  padre  perteneció  a una  familia de las de antaño, de  muchos hermanos, pocos recursos, y menos  estudios… familia  de   siete  bocas  todos  varones menos  la segunda, la  hermana…   él era el  menor  de todos  y  por descontado  el  más  pillo rebelde  y  trasto  que  podría ser  en aquella época.  Nos ha contado infinitas historias   de   cómo era   y lo que hacía   y siempre con esa   chispa en sus ojos marrones.

Mi padre  ya  es  mayor  y aquejado  por el  Alzhéimer   ya no nos cuenta  historias  ya  apenas  habla   pero nos sigue mirando  con esos  ojos llenos   de bondad  y que  buscan  refugio  en los rostros  que le son conocidos…  no  siempre    lo  hace ,  pero siempre  recordare  los momentos  vividos  con él   y  el tiempo  que  me  dedico.

Añoro   las conversaciones que teníamos  cuando  íbamos   de viaje y  nuestras conversaciones    eran muy  variadas,    hablábamos de todo igual,  hablábamos  de  andanzas  de niñez,  juventud ,  de  su familia  de  proyectos  o  incluso  alguna  inapropiada  para  contar a una hija  e  incluso discutíamos  . Dicen  que soy la más  parecida a él  y si fuese  así   para mi  seria  un  orgullo  parecerme  a  él,  mi  padre  ha sido   el  mejor de  mis  maestros  él  me  ha enseñado  valores   que me  ha inculcado  como  ha  podido  o  sabido.

Mi padre daba una imagen    y era  querido ,  envidiado ,  odiado  no sé  si  a partes iguales  o no   pero   provocaba  sentimientos  fuertes.  Era   un  hombre  de carácter  de  palabra  de los que  un apretón  era un contrato,  de los  que  intentaban cumplir hasta el fin su  palabra  aunque ello  le costará  más  de un disgusto  y de  los que  confiaba en los  amigos y siendo traicionado por  más  de uno … y  con esta  traición   pagar un  alto precio.  El éxito no llego  a su  vida  por  casualidad de  la vida  lo  obtuvo  con  sacrificio  y  trabajo y teniendo en mente  que  daría  a los suyos  todo lo que él no tuvo de niño. Cada  familia  tiene un  pilar, que  a pesar de los innumerables golpes de  la vida sabe como  levantarse con  más fuerza y  mantener  la seguridad  para  su  hogar,  no , no es  perfecto   claro  que  no   y tiene  muchos  defectos   nunca fue capaz  de  alabarnos  por  hacer  algo bien “ es vuestra obligación”   pero  cuando  no  estábamos  hablaba con  orgullo  de sus   tres  hijos,   puede  que esto  ni mis hermanos  lo  supiesen…  ya que  yo  era  la más comunicativa  con él ,  a mis treinta y cinco  años  o por  ahí   fue  la  primera vez  que  me dio  las  gracias  por  mi trabajo recuerdo  que estábamos   mi  marido y  yo    y me puse    a llorar   rompí en un llanto  y  dijo con su voz  “ como  te iba  a decir  que haces las cosas  bien …  es tu  obligación   y  un padre eso  no  lo dice  a sus  hijos pero  lo sabe…”

Era  afable, bonachón,   pícaro, leal, claro, directo ,  inteligente  muy inteligente  y  de un  gran corazón  aunque  este  no lo dejaba  ver  pero  lo tenía  y siempre procuraba ayudar    a quien   le venía  con  algún  problema … muchos  solo  vieron en él  un  empresario  de más o menos éxito  que  fracaso  y  volvió  a remontar  un  hombre  que  vivía  bien  y  a su  aire  y que  no  le importaba  lo que los  demás pensaban de él  y efectivamente  así  era   pero  siempre le ha importado  lo  que  pensábamos su  familia   su mujer  y  sus  hijos …  recuerdo  de  pequeña   que siempre  en  la mesa a la hora  de comer o  cenar  nos  hablaba  de  algún  proyecto que llevaba   entre manos  y lo consultaba  con mi  madre y  con nosotros  como  si  tuviéramos que darle  su  aprobación  o  intentando convencer a   mi  madre  que  era  una buena idea… Soy consciente  de las  dificultades  que  ha tenido  para sacar  a su familia  adelante, no ha sido  fácil  para  darnos  todo  lo que ha podido ,  pero  le agradezco  su  fortaleza y  tenacidad y determinación.

Ese  hombre  ya  no  está ,   vive,    lo veo  a diario  pero  ya no  es   sombra  de lo que fue… solo  mira   y te sonríe  y le dices  quieres  un beso  y  contesta con  una sonrisa y un escueto  “Si”  me produce  una    ternura  inmensa  y  veo  que cada  vez  esta  mas  lejos  de  esta vida  y que se  va  escapando….

Mi padre era  el pequeño  como  he comentado   y este  año   sin él saberlo  se  ha quedado  solo…   ya que  sus últimos hermanos  vivos   han fallecido en  febrero  y  en junio…   y  él  ni cuenta se  ha dado.

Recuerdo   cuando yo tenía  seis  años  y falleció  mi  abuela, estaba en la cama  y entramos  todos los  nietos  y  nos fuimos   despidiendo  y  le dije  papa  la  yaya  se ha dormido,  entraron corriendo     y  al día siguiente   vi  por primera vez  a mi  padre  llorar  ¡Como  llora  mi  padre!    Los  padres no  lloran  pensaba yo  en mi cándida niñez  y  tal vez   fue una de las pocas  veces  que lo  vi llorar  o  por  lo menos  que  recuerde…  recuerdo como estaba  de su mano   en el cementerio  y  como  mi  madre y el  iban  de luto riguroso  y  como   entre sollozos   apretaba mi  mano.

Mi  padre siempre   ha estado  unido  a todos sus  hermanos,  bien  por su carácter o  por ser el pequeño  no  lo sé  pero  cada  perdida  era un duro golpe  para  el aunque  ya  no lo volví  ver  llorar  cuando  murieron José,  Emiliana, Cándido, Adalberto Marcos  y Manuel ya  solo  queda el  Antoniet    como  le llamaban sus  hermanos  Juan  Antonio  para muchos  para otros  Julián  y para los menos  Antonio.

Ya  es  el  último  de una  Saga  de  hermanos…   desde principios de año  quería  escribir   sobre  el   pero    siempre  algo  me   lo  impedía    tal vez  sea  la parte  de su carácter que  he  heredado   de  no querer expresar  lo  que  siento…  y  sobre  todo  decirlo…



Compartir

 

-