J!Analytics

Buscar columnistas

Recibe las noticias en tu e-mail


Pilar Batanero

Normalidad

Se acaba el verano. Verano bien caluroso, por cierto. Volvemos a la normalidad. Los niños al cole, las chaquetas como prenda imprescindible, se guardan las sandalias y se sacan los zapatos, los foulards, pashminas, pañuelos y similares. Se nos va yendo el moreno playero (o el del masico), comienzan a acortar (de verdad) los días, preparamos la casa para el largo invierno que se nos echa encima.

Los periódicos siguen diciendo lo mismo, según de qué pié cojeen, unos que todo va bien, otros que todo va mal, y otros tantos que ni una cosa ni otra. Seguimos con los del "procés", y yo no veo solución fácil. Cada uno enrocado en su sitio, sin ceder ni unos ni otros. Yo no imagino España sin Cataluña, ni Cataluña sin España, pero parece que algunos si lo ven y están haciendo mucho ruido, lo que no sabemos si habrán, también, muchas nueces.

Sigue el goteo de mujeres muertas y agredidas por sus parejas o exparejas, y no tiene visos de cambiar por más que nos duela. Siguen llegando inmigrantes en patera jugándose la vida en el largo y angustioso viaje, que empieza mucho antes de subirse en la barca, Siguen muriendo en el intento muchos de ellos.

Siguen muriendo a centenares o miles en oriente medio los civiles atrapados en esa guerra (más bien matanza indiscriminada) que se dice santa. No sé qué puede tener de santo matar a un semejante. En occidente nos sigue dando un poco igual. Aquí si no nos tocan de cerca, o nos tocan nuestro equipo de fútbol, no nos movemos para nada.

Al otro lado del charco también siguen muriendo personas, por hambre, represión, enfermedad, pobreza...

Pero aquí, quitando lo de Cataluña, de lo cual todos tenemos una opinión nada moderada, lo que de verdad importa es lo que ha pasado con Neimar, que Ronaldo (pobre) está metido en líos legales por algo de hacienda... Que ha empezado la liga de fútbol. Que Belén Esteban habla con la Campanario y la campanario está malita...

Vamos, que hemos vuelto a la normalidad...



Compartir

 

-