J!Analytics

Buscar columnistas

Recibe las noticias en tu e-mail


José Lop

El procés causa "apretón"

Los políticos responsables del "procés" se han alimentado de un modo poco saludable, han ingerido compulsivamente cantidades ingentes de prepotencia y soberbia, eso es muy indigesto, ahora padecen todos "apretón".

Los trastornos se manifestaron hace tiempo, todos veíamos que las flatulencias que les producía las soltaban en todas partes, preferentemente en público, a todas horas, por la boca cuando hablaban con la boca grande, ahora la estampida migratoria que han desatado ha añadido trastornos del sistema nervioso, les ha producido un choque emocional que les ha dejado con la boca muy chica, no pueden eliminar gases y como consecuencia se ha alterado su rutina digestiva, se les ha complicado el tránsito, sufren torzón y unas cagueras incontrolables, por lo que andan todos con dodotis.

Están buscando desesperadamente ayuda y remedios por todas partes, en toda Europa; les han dicho todos que tienen que recurrir a los cuidados de España, esto les aterra, temen el ingreso forzado en un centro de recuperación donde les apliquen por largo tiempo una cura de humildad. Un chamán que dice que aprendió terapias mágicas en las selvas venezolanas les ofrece ayuda, quiere promover su "bálsamo de Fierabrás para todas las dolencias sociales", pero el equipo que lo acompaña, lleno de "Rufianes" de todos los colores, algunos entusiastas partidarios de la eutanasia, del tiro en la cabeza, tampoco les entusiasma. En su desesperación aunque no son conocidos como devotos católicos han implorado ayuda divina -lo recomendó algún monaguillo-, se han dirigido a su más alto representante, este les ha contestado que tienen que ser respetuosos con los mandamientos, que los que no lo son, solo tienen la vía del arrepentimiento, pedir perdón y la penitencia.

Un perdón sin una severa penitencia seria intolerable, insoportable, un pasteleo y una componenda dejándoles irse de rositas con sus pagas vitalicias y astronómicas que ellos mismos se otorgan sería imperdonable, el gobierno tiene la obligación ineludible de hacer justicia, por todos los españoles y sobre todo por los catalanes no separatistas que han sufrido el acoso fascista durante años de este movimiento fanatizado.

Compartir

 

-