J!Analytics

Buscar columnistas

Recibe las noticias en tu e-mail


José Luis Pueyo
Miércoles, 18 de Octubre de 2017 00:00

Artículo 92

 

1.    Las decisiones políticas de especial trascendencia podrán ser sometidas a referéndum consultivo de todos los ciudadanos.
2.    El referéndum será convocado por el Rey, mediante propuesta del Presidente del Gobierno, previamente autorizada por el Congreso de los Diputados.
3.    Una ley orgánica regulará las condiciones y el procedimiento de las distintas modalidades de referéndum previstas en esta Constitución.

¿Por qué nadie ha propuesto aplicar este artículo de la Constitución? El artículo 92 sí permite realizar un referéndum consultivo. Con la participación de todos los ciudadanos del Estado, eso sí... ¿Es por eso que los promotores del independentismo no han querido utilizarlo? Gran error. Era su gran oportunidad. Simplemente habría que negociar y acordar las preguntas que se harían en la consulta, y a escuchar al pueblo. Democrático, legal y participativo. Y a partir de ahí, a analizar los resultados. Parece evidente que ante una pregunta del tipo “¿Quiere usted que Cataluña sea un Estado independiente?”, el resultado mayoritario sería negativo. Pero lo realmente interesante es que se habrían obtenido porcentajes exactos, de manera legal, sobre la opinión del pueblo catalán, provincia por provincia, comarca por comarca, pueblo a pueblo... Esos datos, si eran mayoritariamente favorables a la independencia, avalarían un intento posterior de iniciar “el procés”, pudiendo contar posiblemente con bastante apoyo internacional, del que tan necesitados están. Y si el resultado era adverso, pues mira, carecerían de ese aval y no les quedaría más remedio que abandonar su anhelo.
¿Y por qué no lo utilizaron desde el gobierno central (en su momento, por ejemplo para gestionar la consulta del 9-N)? ¿Quizá porque tenían miedo de que hubiera una mayoría independentista? Gran error. Era su gran oportunidad. En aquel momento aún estaba la sociedad sosegada, y la mayoría, aunque no hubiera sido por mucho margen, habría optado por rechazar el independentismo. Pero se perdió la oportunidad.
Como dice una cita de la magnífica película “American Beauty”: “Nunca subestimes el poder de la negación”.

 

-