J!Analytics

Banner
ALCAÑIZ DURANTE EL MUNDIAL DE MOTOCICLISMO Array Imprimir Array

Aunque llevaba tiempo hablándose de la transformación que recibiría Alcañiz para el evento del Mundial de Motociclismo que, contando entrenamientos de desarrollaría en tres días, viernes 17, sábado 18 y domingo 19 de septiembre, los alcañizanos teníamos diferentes visiones sobre cuál sería la realidad que viviría la ciudad durante ese tiempo. Los más exaltados imaginaban que al abrir la puerta de casa, parte de la apretada muchedumbre empujaría hasta meterse dentro del hogar. Otros opinaban que no sería para tanto, y muchos, simplemente nos dejamos llevar y, curiosos, salimos el viernes por la mañana, primer día del entrenamiento sin saber si el escenario sería el de un día normal o si nos sentiríamos extranjeros entre una avalancha de visitantes con estética motera.


El viernes:
Amanece nublado. Las calles bastante vacías. Los propietarios de los bares terminan de montar sus barras en la calle, con un ojo mirando al cielo y el otro a una prometedora noche de forasteros sedientos.
Mientras, en Motorland, poco público en las gradas, pero ya hay noticias de la gente que se aproxima en moto, coche, autobús o caravana. Durante esta mañana, en la que transcurren los entrenamientos libres de las tres categorías participantes en el evento: MotoGP, Moto2 y 125 cc, Alcañiz sale en numerosos medios de comunicación de radio y televisión. Es en esa mañana cuando se anuncia, de manera oficial, que el Rey de España, asistirá a la carrera del domingo. Algunos asistentes a los entrenamientos pueden ver que se han acercado ya algunos famosos como el actor Antonio Banderas.


Los propietarios de los bares tuvieron buen ojo: la tarde y la noche de Alcañiz se llena de visitantes, entre los cuales, circulan alcañizanos que se saludan con mirada y sentimiento aborigen.
Se escuchan conversaciones como “pues si hoy hay esta gente, mañana el doble”. A lo largo de la Avenida Aragón se suceden puestos de ropa y complementos moteros, originales camisetas que juegan con los conocidos logotipos publicitarios transformándolos en graciosos mensajes. Así vemos una camiseta que de lejos nos parece que anuncia la chocolatina “Kit -  Kat”, pero a medida que nos acercamos leemos “Kita – Koño”.
De noche, los moteros aceleran sus motos y queman ruedas graffiteando  sus habilidades con círculos negros perfectos en el asfalto.
Los ruidosos acelerones se mezclan en la Avenida con las discomóviles, cuyas canciones se funden a su vez con las de las otras discomóviles de la Plaza de España y Mendizábal.


El sábado:
Cientos de motos se aproximan por la variante, que permanece abierta durante los días del evento, al circuito de Motorland para asistir a los entrenamientos oficiales.
Hoy sí, miles de aficionados llenan las gradas observando como los pilotos Stoner, Iannone y Márquez se hacen con las sesiones clasificatorias para salir el domingo desde la pole en las categorías MotoGP, Moto2 y 125 cc respectivamente. A la lluvia, poco aficionada a las motos, le bastaron los entrenamientos libres del viernes. El sol acompañará el resto del campeonato, compartiendo el cielo con avionetas y helicópteros. La velocidad máxima la marcó Pedrosa con 329.5 km/h al final de la recta larga, antes de la curva 16.


Varios aficionados lucían en sus cabezas un look con el número de su piloto favorito. Otros ocultaban su afición bajo crestas de colores.
Algunos se decantaban más por la barra, considerando algo excesivos los dos euros que costaban los refrescos en el centro, y los tres euros que costaban en el circuito. Por eso hubo gente, aunque minoritaria, que se llevó la bebida en una nevera de camping. Otros hacían sus trapicheos anunciando en un cartón que vendían cerveza a un euro y medio. A los visitantes se les reparte información hasta tarde sobre Motorland y sobre Alcañiz a través de diferentes puestos de información.


La tarde del sábado se animó con una exhibición de habilidades en moto y quad junto a la plaza de toros. Tras los caballitos y piruetas comenzó el Freestyle, un campeonato de acróbatas en moto que dejó boquiabierto al público asistente. El tendido, lleno, hizo la ola bajo las órdenes del animado spiker. El vencedor del Freestyle fue Dani Torres, Los tres finalistas entregaron sus trofeos a tres niños aficionados del público.
Sin descanso tras el Freestyle, comenzó el concierto de Bebe en la pista roja. A pesar de ser un concierto gratuito hasta completar aforo, que trajo Televisión Española, el recinto no se completó. Ni casi. Bebe presentó sus nuevas canciones y hubo quienes echaron de menos las más conocidas, no obstante, la cantante tuvo buena relación con el público, a quien explicó que dedicaba el concierto al piloto japonés fallecido en el anterior campeonato de MotoGP.


Tras Bebe, una orquesta encabezada por Jesucristo Superstar y discomóviles en diferentes calles.
El centro de la ciudad, abarrotado de gente.


El domingo:
El pueblo vacío. Motorland lleno desde la primera prueba.Y las carreteras, libres de atascos, gracias a la labor de la Guardia Civil, continúan trayendo espectadores que vienen exclusivamente a la última prueba, la de MotoGP.

Ya ha llegado el Rey, quien junto a otras autoridades aragonesas y locales y representantes de Motorland, homenajean con palabras y silencio al piloto japonés fallecido en la competición anterior de MotoGP, Shoya Tomizawa.
Arguiñano deja la olla en el fuego y se acerca también al circuito, al  igual que un actor de la serie “Friends” y el ciclista Indurain.
En la primera carrera, la de la categoría 125 cc, el piloto Márquez cae en la primera vuelta. Vence el piloto español Pol Espargaró.
En la categoría de Moto2, el italiano Andrea Iannone domina la carrera de principio a fin, abanderando el número 48, perteneciente al piloto fallecido Tomizawa al que Iannone sustituye.
La tercera y esperada prueba de la categoría MotoGP la gana el australiano Stoner. Pedrosa y Hayden completan el podio.

El olor a orín y cerveza van sustituyendo progresivamente al de rueda quemada. Los visitantes comienzan una lenta vuelta a sus hogares.

Algún niño ha aprovechado la ocasión para ir en bici vendiendo pulseretas.

 

-