María Broc

Cambio climático y migración humana

A raíz de un artículo que se publicó en EL PAÍS (10 Octubre 2014) titulado "El cambio climático provoca más desplazados que un conflicto armado" me parece oportuno exponer algunos puntos sobre una situación tan importante y compleja como es la migración (o no) ante el cambio climático y que considero es un buen tema de debate.

El Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC) de Naciones Unidas realiza informes, estimaciones, cálculos, etc en los que repetidamente advierten sobre los impactos, efectos y consecuencias en los ecosistemas, cultivos, materia alimentaria, salud y extinción de especies animales.

En 1990 ya indicó que el mayor impacto climático podría producirse sobre la migración humana y en el informe que presentó el 31/03/14 advierte del incremento de las migraciones vinculadas a las condiciones climáticas, así como los conflictos y las amenazas a la seguridad nacional derivados de los mismos.


Un informe del proyecto de migración y cambio climático global (2011) dirigido por la Oficina para la Ciencia del gobierno británico ( http://www.bis.gov.uk/foresight/our-work/projects/current-projects/global-migration ) destaca unas conclusiones clave muy interesantes, como retos y oportunidades futuras.

El ámbito ambiental afectará a la migración pero rara vez será posible distinguir a personas para quienes los factores ambientales sean la única razón. El impacto del cambio ambiental sobre la población aumentará en el futuro, puede amenazar los medios de vida de las personas y una respuesta tradicional a ello es la emigración.

Esta es costosa y las poblaciones que sufren las consecuencias del cambio climático pueden experimentar una reducción del capital necesario para migrar. Por consiguiente es probable que esta población "atrapada" represente un problema político importante. Impedir o limitar dicha migración dará lugar a un aumento de la pobreza, desplazamientos y migración irregular en muchos entornos.

Sin embargo, un cierto grado de migración planificada puede permitir que las familias y poblaciones permanezcan más tiempo en el lugar y una buena gestión, a su vez, puede reducir la posibilidad de que se produzcan posteriores emergencias humanitarias y desplazamientos La migración también puede representar una adaptación al cambio climático, por ello los políticos internacionales deben asegurarse de que esta se produzca de forma que maximice las ventajas para las personas, las comunidades de origen y las de destino.

Las ciudades se enfrenten al doble reto de aumentar su tamaño, debido a las tendencias de migración rural-urbana, además de verse amenazadas por un cambio climático cada vez mayor.

Actualmente las ciudades de muchos países ya están fallando a sus habitantes, se necesitan medidas para construir infraestructuras urbanas que sean sostenibles, flexibles e inclusivas así como conceder atención política urgente a la migración en el contexto del cambio climático para evitar una situación peor y más costosa en el futuro. Es esencial que los mecanismos de financiación para la adaptación al cambio climático no se desarrollen de forma aislada o al margen de las cuestiones migratorias y que se reconozcan las oportunidades transformacionales de la migración.

Compartir