Alba Pardo

Cartas desde Irlanda (7)

Bueno aquí mi última opinión del año. Estas dos últimas semanas han sido eternas, lógico y normal con las ganas que tengo de llegar a casa por navidad. Han sido semanas bastante estresantes pero que finalizaban con unas cervecitas. Divido mi estancia en Irlanda por etapas según mis vacaciones. Y este es el fin de la primera etapa, una etapa muy gratificante en la que he aprendido mucho, he conocido a gente increíble y he crecido todavía más como persona.

¿Recordáis la fiesta de cumpleaños que mencioné en la opinión anterior? Pues fue súper divertida, un montón de niños, aperitivo nutritivo con bastante éxito, muchos regalos y hasta con piñata y todo. Se pasaron volando las 4 horas y la experiencia fue genial. Pensaba que me volvería loca rodeada de tanto crío, pero al contrario, llenaba todavía más de vida esa casa. El trato con las madres, genial, así voy moviendo hilos por si necesitan babysitter algún día para el año que viene. Todo sea por la “pela”.

Este fin de semana anterior, que era el último antes de ir a casa, tuve la magnífica suerte de que me tocara babysitting, mientras mis queridas vecinas estaban de fiesta. Pero bueno fue un reto, gratamente superado con mucho éxito. Esto niños no dan problemas y son muy obedientes, la verdad que estoy muy contenta con la familia, nunca he tenido ningún mal entendido y más que verlos como “jefes”, tenemos un trato de amigos.

Si tengo que calificar estos cuatro meses aquí, diré que han sido casi perfectos, porque todavía me queda hasta junio y sé que todavía va a ser muchísimo mejor, sobretodo rodeada de esta gente tan maja.

Y bueno, hoy es el último día ya por fin, esta noche a las 4 de la madrugada cogeré el bus de Newbridge a Dublín y a volar.

Creo que sigo sin creerme que estoy aquí, sí, cuatro meses dan para que me haga a la idea pero aún así con lo casera que yo soy, pero bueno tal y como están las cosas, es que otro remedio no quedaba y la verdad es que no me arrepiento para nada, de hecho al contrario, me gustaría agradecerle a mi querida amiga Elena su insistencia para que llevara a cabo esta aventura.

Pues nada, ya puedo decirlo, nos vemos mañana. Irradio felicidad esta semana. Que ganas de veros a todos y en especial a mis padres. 

Y aprovecho para deciros que, FELIZ NAVIDAD Y PRÓSPERO AÑO NUEVO, sed felices y disfrutad de estos días rodeados de vuestra familia. Un abrazo.