Alba Pardo

Cartas desde Irlanda (6)

Ya estamos a diciembre, eso significa que tan solo quedan diecisiete días para volver a casa por navidad. Cada vez estoy más nerviosa, ya son casi cuatro meses sin ver a mi familia y amigos. Quien me iba a decir que aguantaría tanto tiempo, aunque eso significa que por aquí no estoy nada mal.

Esta vez no contaré muchas aventuras porque de una semana para otra tampoco han pasado muchas cosas. Me pondré un poco más seria.

La verdad que hace justo una semana estuve bastante triste y pasé mal día puesto que ya se acerca la fecha de vuelta a casa y tengo demasiadas ganas de un abrazo caluroso de los que sois mi gente. También destacar que menos mal que tengo aquí a mis amigas que siempre saben sacarme una sonrisa.  Ya son casi cuatro meses en otro país, con otras costumbres, otra gente.. Y no puedo quejarme ni lo haré porque esto es maravilloso y es una experiencia increíble que recomiendo a todo el mundo. No es que eche de menos mis costumbres en España porque cambiar renueva a cualquiera, lo que echo verdaderamente en falta es a mi madre, ya que hemos podido hablar en cuatro tristes ocasiones. Sé que voy a llegar a Alcañiz y no voy a tener tiempo para nada y es obvio que los veinte días que esté van a dar muchísimo de sí aunque me sabrán a poco después de cuatro meses sin veros, porque voy a querer estar con todos y cada uno de vosotros, sobre todo con aquellos que aunque no hablemos cada semana o cada día, seguís ahí preocupándoos de cómo estoy. Sobre todo con esa gente que no para de repetir las ganas que tienen de verme, eso ayuda y hace que me sienta bastante querida y por supuesto que sigo y seguiré teniendo mi hueco.

Después de esos veinte días, soy consciente de que va a ser duro volver a Irlanda, pasarán otros casi cuatro meses, porque vuelvo por semana santa, no me la pierdo por nada del mundo, la tradición es la tradición. Pero bueno, digamos que esta es la vida que elegí tener desde el 28 de agosto. Estoy aprendiendo muchísimas cosas, entre otras a sacarme las castañas del fuego yo sola, sobre todo con el idioma, porque yo aprendo de lo que escucho día a día, que no es poco, está claro, pero cuesta. Aquí la gente habla demasiado rápido, sobretodo mi familia, madre de mía cuando se pone a hablar con el marido, creo que ahí automáticamente mi cerebro desconecta sin querer. Aunque bueno, he de decir que cada vez me voy enterando de más. Y así va la cosa, progresando poco a poco.

Siempre digo que la gente de aquí es muy simpática, aunque bueno de todo hay en la viña del señor, pero ya sabéis como soy, que siempre saludo a todo el mundo, pues aquí lo mismo o más, porque aquí sin conocerte todos te saludan con una sonrisa. Y en el colegio las madres son súper majas, poco a poco ya voy entablando conversaciones y siempre muy sonrientes. Lo que me fastidia por así decirlo, es cuando me preguntan que de donde soy, si de Barcelona o de Madrid, y claro si solo conocen eso, como para contestar que de Alcañiz. Es como decirle a un niño que te pregunta de que equipo eres y tu le dices que de el Real Betis. Porque aquí se estila ser del equipo de la tierra, luego del Barça y Madrid. Entre eso y que toda la gente veranea en España, pero claro, en la costa. Yo voy a ir recomendando la semana santa alcañizana a ver si se expande y vienen de visita. Tanto Barcelona o Madrid, hombre ya, España es más grande.

Esta semana pinta muy bien, el domingo es el cumpleaños del niño así que el sábado tendremos la casa llena de peques y sus respectivas madres, va a ser muy divertido y la verdad que tengo mucha ilusión de poder estar aquí viendo como cumple un añito más.
Ah! Como olvidarme, ya hace una semana que la navidad llegó a Newbridge, todas las tiendas y centros comerciales decorados como si ya estuviéramos a escasos días de dicha fiesta. Por supuesto en mi casa ya tenemos puesto el árbol y bueno, toda la casa accesorios navideños y los que faltan por poner. La verdad que perdí hace años mi espíritu navideño, pero estando aquí lo he recuperado completamente porque esto es de película. También he de decir que lo de los villancicos no lo llevo tan bien, en todos los canales música de navidad. Pienso en que quedan 17 días aún de entrañables villancicos tradicionales de por aquí, pero bueno continuaremos disfrutando.

Sí, esta vez para no tener nada que contar me he enrollado como una persiana y aunque no sea muy interesante lo redacto con mucho cariño, sobre todo para todos aquellos con los que no puedo hablar día a día, para que vayáis viendo como son las cosas por aquí.

Os mando de nuevo un abrazo muy grande y nos vemos pronto, ahora sí que sí.