El Gobierno de Aragón explica por qué colocó a Alfredo Soriano como secretario en Alloza

La directora general de Administración Local del Gobierno de Aragón compareció ayer en Las Cortes para informar acerca de los criterios que han regido el proceso de nombramiento del secretario municipal de Alloza. La comparecencia fue a propuesta del grupo PSOE.

Recordamos que Alfredo Soriano Ejarque era secretario del ayuntamiento de Monroyo, donde se le abrió un expediente disciplinario por no cumplir con su función al no remitir las cuentas del ayuntamiento ni otros documentos a la administración autonómica, algo que ha endeudado gravemente al ayuntamiento de Monroyo.

El Gobierno de Aragón colocó al secretario en el ayuntamiento de Alloza, lo que motivó la dimisión de Manuel Royo como alcalde de la localidad y también de dos concejales de su partido (PSOE), alegando que su nombramiento por parte de la DGA se había producido “sin consultar con el ayuntamiento de Alloza en ningún momento y sabiendo la administración autonómica de la existencia de un expediente disciplinario grave al citado funcionario por parte de su anterior administración”.

Por estos motivos Manuel Royo no le dejó tomar posesión como secretario en el consistorio de Alloza e interpuso un recurso contencioso administrativo. Los tribunales declararon que el secretario debía ser admitido en Alloza, algo que el ayuntamiento ha recurrido.

El PSOE declaró ayer en Las Cortes, que según el Tribunal de Cuentas no ha habido un caso tan grave de estas características en España como el de la secretaría de Soriano en Alloza y que por eso no entendía por qué el Gobierno de Aragón “se lavó las manos ante un asunto que conocía perfectamente” y “condenando” al ayuntamiento de Alloza a una administración a cargo de un secretario “con graves antecedentes”. Según el PSOE, el secretario iba a ser destinado al ayuntamiento de Castellote, donde tampoco lo querían y donde no se colocó, haciendo alusión los socialistas a que en ese ayuntamiento gobierna el PAR, al igual que en el Gobierno de Aragón.

“Ustedes deberían haber actuado paralizando ese nombramiento”, dijo el PSOE ayer a la directora de Administración Local.

La directora general de Administración Local expuso que los criterios para colocar al secretario en Alloza han sido “estrictamente jurídicos” y que “no ha influido la política”.

La directora de Administración Local indicó que el secretario “cumplía los requisitos, le había informado favorablemente el presidente de aquella corporación de donde procedía y esta administración no podía hacer otra cosa más que proveerle de ese nombramiento”. Añadió que no es necesario el informe favorable de la administración a donde va.

Además, indicó que el ayuntamiento de Alloza “se limitaba a declarar expediente indisciplinario” del secretario, pero que no aportaba ningún relato para acreditar los hechos. “No hay pruebas, ni se han ofrecido”, declaró la directora de Administración Local.

Sin embargo, reconoció que el entonces alcalde Manuel Royo, sí le había aportado argumentos por teléfono, pero que lo que valía era lo escrito. Recientemente, el Gobierno de Aragón le ha pedido Manuel Royo que acredite los hechos por escrito y que aporte pruebas.

Compartir