Consolidado túmulo funerario en Arens de Lledó incluido en una ruta

La Comarca del Matarraña en colaboración con el Taller de Arqueología de Cretas y el Consorcio de Patrimonio Ibérico de Aragón, a través del arqueólogo José Antonio Benavente, ha llevado a cabo la consolidación del túmulo de Mas de Toribio I de Arens de Lledó. El túmulo forma parte de una nueva ruta de túmulos funerarios conservados en el término municipal de Arens de Lledó, que permite conocer unos monumentos funerarios de carácter megalítico tras 100 años de ser descubiertos por P. Bosch Gimpera, miembro del Instituto de Estudios Catalanes.

Los túmulos se encuentran en un sendero de pequeño recorrido en la partida conocida como Más de Toribio y Más d´en Jerra de Arens de Lledó y al que se puede acceder desde la carretera A-1413 que une las poblaciones de Cretas y Calaceite.

Los túmulos son monumentos funerarios de las primeras fases de la cultura ibérica (ss. VII-VI a. C.), que consisten en una cista o caja hecha con grandes losas de piedra en las que se depositaba la urna con las cenizas del cadáver y un ajuar, para después cubrirlo todo con tierra y piedras formando un montículo o túmulo. Tanto la monumentalidad de la tumba, como los lugares elegidos, de gran visibilidad, hacen pensar que estas tumbas fueron hechas para perdurar en el tiempo, eternizando el recuerdo del personaje enterrado. Además, el desequilibrio existente entre los poblados (con una gran eclosión de asentamientos de esta época) y los enterramientos documentados, hace suponer que sólo algunos miembros de la comunidad eran enterrados en túmulos.

La intervención arqueológica que se ha emprendido en el túmulo Más de Toribio I ha consistido en la limpieza y consolidación de los restos conservados con el objetivo de poner de manifiesto la relevancia de este enclave arqueológico y asegurar su correcta conservación. La re-excavación de las estructuras conservadas ha permitido conocer los elementos de construcción de los túmulos: la cista, el anillo, el relleno y un pavimento de barro. La cista es de planta rectangular hecha a base de losas de piedra, compuesta por tres losas megalíticas clavadas y una cuarta de cobertura, que se conserva desplazada. Esta caja de piedra constituiría la cámara sepulcral al albergar la vasija cerámica con los restos incinerados. Su eje presenta una orientación Este-Oeste con la abertura hacia poniente y que podría estar en relación con el ocaso de la vida. El anillo es una pared de trazado circular que contiene la cista y constituye el armazón del túmulo. Esta pared de hiladas de piedra tiene un diámetro de unos 4 metros. En cuanto a la altura, originalmente pudo llegar cuando menos al nivel de la losa de cubierta de la cista. Entre la pared del anillo y la cista se colocó un relleno de piedras y tierra. Y, finalmente, un lecho de barro alrededor del anillo a modo de preparación del terreno antes de construir el túmulo. Posteriormente se ha llevado a cabo la protección y consolidación de estas estructuras, siguiendo los criterios de mínima intervención, durabilidad y reversibilidad. Se han colocado varias hiladas de piedra sobre la pared del anillo y el relleno para protegerlos, utilizando elementos separadores que diferencian claramente la parte reconstruida de la original, utilizando así mismo materiales reversibles como argamasa.

Con ello se consigue la conservación “in situ” de las estructuras arqueológicas para evitar su deterioro y asegurar la estabilidad del túmulo Más de Toribio I extraordinario tanto por su monumentalidad y visibilidad como por su estado de conservación.

En la Comarca del Matarraña hay un centenar de este tipo de enterramientos tumulares con una serie de particularidades y características específicas que llevaron a J. Tomás Maigi (1959, 1960) a proponer una tipología específica para los túmulos de esta zona, conocida como Grupo tumular de cista excéntrica bajoaragonés. Sobre todo, lo que les caracteriza es que la cista se encuentra en una posición excéntrica respecto del túmulo.

La ruta de los túmulos ibéricos consta de 12 enterramientos, situados en el término municipal de Arens de Lledó.  En esta ruta, además, se puede visitar los grabados del Mas d’en Jerra, un antiguo camino de herradura y una ‘pedrafita’ o Piedrahita de los términos municipales de Arens de Lledó, Lledó y Cretas.

Compartir