José Alberto Pellicer

{audio}mp3/9 7.MP3{/audio}

Mi molesta opinión: nos quedará el surrealismo.

Los bajoaragoneses tenemos que ser soñadores y surrealistas a la fuerza. ¿Cómo se puede sobrevivir en una tierra olvidada si no tenemos la ventana de la ensoñación? A partir de ahí nos reímos, disfrutamos y con los ojos entornados imaginamos una realidad que nos supera.
Un grupo de alcañizanos se pusieron en marcha hace unos meses para intentar recuperar el tren que una Alcañiz con Zaragoza y el mundo. Es poco dinero y pocos kilómetros los que nos separan del resto de vías.
El Consejo de Ministros, ignorándonos ha dicho que va a hacer un estudio para saber qué líneas son declaradas de interés público y cuáles no. ¿Qué quiere decir esto? Simplemente, ahora se han dado cuenta de que han estado despilfarrando, que han tirado el dinero en líneas donde no va nadie y ahora que pintan bastos, hay que quitar líneas. Pero haciendo un juego de palabras y leyendo entre líneas, cualquiera puede deducir que el Consejo de Ministros, sin pensar en nosotros nos está enviando un mensaje “seguid soñando, que la realidad no va a cambiar”.
No se invierte en transporte público, no se ofertan con precios competitivos (no tiene sentido que salga más barato ir en coche uno sólo que en transporte público) y luego se dice que van vacíos. Luego se cierran o simplemente no se abren. ¿Pero cuáles se cierran? ¿Se cerrará el AVE que es una ruina y no se amortizará en la vida? No. Rotundamente no. En el AVE van los señoritos del feudalismo moderno. ¿Cómo se va a cerrar el AVE? No sólo no se cerrará sino que con nuestros impuestos lo subvencionaremos incluso a quien no paga impuestos.
Siempre nos quedará la ensoñación surrealista.

Otros artículos de opinión