• Alcañiz. Alertó de que un árbol caería sobre su casa, pero el Ayuntamiento no le hizo caso

    A principios de esta semana un gran pino cayó sobre una casa de Puigmoreno, rompiendo el tejado y dejando un agujero. Tuvieron que actuar los bomberos para retirarlo.

    En agosto del año pasado, la propietaria presentó una instancia en el Ayuntamiento de Alcañiz describiendo que un gran pino, que se estaba secando, amenazaba con caer sobre su vivienda. Según indica la mujer, como el consistorio no respondió a su petición, volvió a presentar otra instancia en octubre de ese mismo año.

    Tampoco se contestó. Así que en enero fue a hablar directamente con el alcalde, Juan Carlos Gracia Suso. "Me dijo a todo que sí, que la brigada iría a mirarlo y que al día siguiente me dirían algo".

    Pero pasaron diez días más y tampoco se le respondió. Así que la propietaria volvió a llamar al Ayuntamiento y habló con la teniente de alcalde, que según explica, le dijo que el pino no era del Ayuntamiento sino del arzobispado. No obstante, como explica la propietaria, el consistorio debería haber exigido al responsable que tomase medidas para velar por la seguridad ciudadana.

    Por su cuenta, la mujer se puso en contacto varias veces con el arzobispado. Este mes de mayo, indica, le llamaron desde el arzobispado y le dijeron que habían pedido permiso al Ayuntamiento para retirar el pino, pero que todavía no se lo habían dado.

    Finalmente, como la mujer previó, el pino se cayó sobre su casa a principios de esta semana cuando sopló fuerte el viento.

  • Los cereales de invierno en situación crítica en el Bajo Aragón

    A la Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón (UAGA-COAG) le preocupa "la delicada situación en la que se encuentran los cereales de invierno (cebada y trigo) y las leguminosas (guisante) ante la ausencia de lluvias.

    El Bajo Aragón es una de las zonas en las que esta situación "puede ser irreversible".

    Explican que "después de un otoño muy lluvioso y de realizar la siembra en unas condiciones óptimas (en algunas zonas incluso se sembró un poco tarde por culpa del exceso de lluvia), desde que empezó el año 2019 apenas se han registrado precipitaciones" y "precisamente ese exceso de lluvias anterior ha hecho posible que los cereales de invierno hayan sobrevivido hasta ahora".

    Pero "la falta deprecipitaciones unida a las altas temperaturas registradas, durante todo el mes de marzo, están provocado que en amplias zonas de Aragón se empiece a secar la cosecha. En este sentido, UAGA destaca que si no llueve esta semana la situación puede ser catastrófica".

    La organización agraria considera que la sequía es un hecho recurrente en algunas zonas de Aragón por lo que solicita al Gobierno autonómico que, además de mejorar el sistema de seguros agrarios, realice una nueva convocatoria de ayudas para la creación de regadíos.