• Importantes hallazgos arqueológicos en el Cabezo de San Pedro de Oliete

    Las excavaciones que ha realizado este verano el Museo de Teruel en el yacimiento del Cabezo de San Pedro de Oliete han detectado tres fases en la construcción de las defensas del poblado. Podrían tener una profundidad de hasta ocho metros. Esto sirve para ayudar a datar el yacimiento, un objetivo que continuará en las próximas campañas.

    Los trabajos en la parte superior de las estructuras defensivas para conocer el trazado, la composición, la técnica constructiva y la estratigrafía de las líneas de fortificación del poblado también han permitido localizar una línea de fachada de dos viviendas y de una de las calles interiores.

    También se ha excavado parcialmente la necrópolis de la primera Edad del Hierro, vinculada a las primeras fases de la ocupación del cabezo. Se han excavado siete tumbas, la mayoría con estructura en túmulos y que contenían huesos calcinados de los muertos en urnas de cerámica, junto con cuentas de collar, pulseras, placas de cinturón y colgantes de bronce, que sufrieron un proceso de destrucción en el momento del enterramiento.

    Además, justo debajo de alguna de las urnas han aparecido fragmentos de cerámica a torno, señalando el inicio de los contactos que llevarán a la iberización de estas poblaciones.

    El director del Museo de Teruel y codirector de la excavación, Jaime Vicente, ha explicado que a través del estudio del yacimiento del Cabezo de San Pedro “se puede conocer mejor la evolución de la cultura ibérica, desde los periodos de formación a las etapas centrales y el momento final en el que las poblaciones ibéricas van entrando en la dinámica del ámbito romano”.

    Tras la campaña de excavación, el Museo de Teruel ejecutará la primera fase del proyecto de restauración de las estructuras defensivas con la colaboración del Gobierno de Aragón y el Consorcio de Patrimonio Ibérico de Aragón, que encargaron la redacción del proyecto básico. Esta previsto que la obra, en fase de licitación, se inicie en el último trimestre de este año.
    “Consistirá, básicamente, en la excavación del foso existente entre las líneas defensivas, con una profundidad estimada de unos 3 metros, y la consolidación de los paramentos interiores de la gran muralla exterior”, ha contado el director del Museo de Teruel sobre el proyecto de los arquitectos Sergio Izquierdo, José María Sanz y Javier Sanz.

    Las excavaciones en la parte superior de las estructuras defensivas han permitido localizar hasta tres fases en la construcción de las defensas. La primera, una línea primitiva con presencia de dos torreones, que fue arrasada y ocupada por construcciones de habitación en las fases finales del poblado. Sobre esta línea primitiva, cuya cronología aún no se puede precisar, se construyó una segunda muralla, muy ataludada, que anula uno de los torreones y mantiene parcialmente activo otro de ellos.

    Finalmente, posiblemente en el siglo III a. de C., se construyó el sistema actualmente más visible, formado por un notable lienzo de muralla y torreones de gran potencia y altura. Todas las líneas de fortificación se extienden hasta alcanzar el cortado rocoso sobre el río. Este mismo proceso es posible que se repita en la construcción de las murallas exteriores del yacimiento.
    Se ha podido constatar que en la última fase del yacimiento, posiblemente en los siglos II – I a. C., se desmantela parcialmente la muralla y sobre sus ruinas se construyen nuevas edificaciones, con suelos de arcilla y hogares donde se ha localizado vajilla de cocina.

    Tras las excavaciones, el proceso de investigación continúa durante todo el año en los laboratorios del Museo de Teruel. En este momento, se ha encargado el estudio antropológico de los restos de las tumbas, se han seleccionado las muestras para su envío a laboratorios de análisis de carbono 14 que permitan fechar con precisión la necrópolis y se están preparando las muestras para la realización de los análisis que nos aporten datos sobre el clima, la vegetación y el medio ambiente en las distintas fases de ocupación. En el departamento de Restauración del Museo de Teruel se ha iniciado también el tratamiento de los objetos aparecidos en las excavaciones, para permitir su estudio y exposición, en su caso.

  • En marcha excavaciones y limpieza en yacimientos íberos bajoaragoneses

    El Taller de Arqueología de Alcañiz está a punto de publicar la revista “Al Qannis 14”, donde podrán consultarse las novedades sobre arqueología del mundo íbero en el Bajo Aragón fruto de las últimas excavaciones.

    Integrado en la Ruta Iberos del Bajo Aragón y en el Parque Cultural del Río Martín, se encuentra uno de los yacimientos íberos en los que actualmente trabaja el Museo de Teruel. Los arqueólogos Beatriz Ezquerra y José Antonio Benavente mostraron recientemente a representantes políticos de la provincia el descubrimiento más destacado de la última campaña de excavación de Oliete, que se desarrolló el verano pasado: un torreón de la muralla primitiva adosado al característico torreón de más de 13 metros de altura que destaca en el yacimiento.

    Para el desarrollo de las actuaciones que están descubriendo todo lo que aún se oculta en el Cabezo de San Pedro de Oliete se tiene en cuenta el Plan Director redactado por Sara Azuara en 2015 con la colaboración técnica del Museo de Teruel y la financiación del Parque Cultural del Río Martín, y el reciente Proyecto Básico de Consolidación y Restauración redactado por Sergio Guillén, José María Sanz y Javier Sanz, también con la supervisión y las directrices del Museo de Teruel y financiado por el Consorcio de Patrimonio Ibérico de Aragón a través del Fondo de Inversiones de Teruel (FITE).

    El director del Museo de Teruel, Jaime Vicente, ha recordado que, además, la financiación del FITE de 2019 ha hecho posible llevar a cabo trabajos de conservación en el yacimiento ibérico de El
    Palomar de Oliete, un poblado de tipo agrícola cercano al Cabezo de San Pedro, con la dirección de
    Pilar Punter, restauradora del Museo.ç

    Igualmente el Museo de Teruel se está encargando de limpiar otros yacimientos de la provincia, como el de La Loma del Regadío de Urrea de Gaén. Han sido seleccionados “por su capacidad de comunicación y estado de conservación, así como por su propiedad pública y por haber sido excavados por los equipos de arqueología del Museo de Teruel”, indican desde la Diputación Provincial de Teruel, de quien depende el Museo.

  • Se renuevan estructuras en el embalse de Cueva Foradada

    La Confederación Hidrográfica del Ebro ha adjudicado el proyecto para la renovación de estructuras relacionadas con el acceso a los órganos de desagüe del embalse de Cueva Foradada y también para el acceso a la margen izquierda del río en el pie de presa.

    La intervención tiene un coste de 112.782 euros y la ejecutará la empresa DAMARIM,S.L.

    Desde la Confederación explican que “la presa de Cueva Foradada, en el río Martín, se construyó en el año 1926 y algunas de las infraestructuras fueron previas al final de su ejecución, con lo que el paso del tiempo ha afectado a su integridad. Es necesaria la intervención de una empresa especializada por la complicada ubicación de escaleras, pasarelas, etc ancladas a la piedra caliza, entorno geológico de la presa”.

    Los trabajos consistirán en la sustitución de la escalera de acceso a coronación y de la pasarela de acceso a los órganos de desagüe y la renovación del pórtico de entrada a la caseta de maniobra. Además, se creará una pasarela en la zona de desagües de fondo de la presa a la margen izquierda del río, para favorecer los trabajos de medición de caudales, todas ellas, estructuras para la explotación de la presa.

    Fotografía: Gemma Briz Isiegas.

  • Desembalse en Cueva Foradada para “mejorar” el río Martín

    La Confederación Hidrográfica del Ebro va a realizar entre este miércoles y el jueves una maniobra de desembalse del pantano de Cueva Foradada, en la comarca de Andorra-Sierra de Arcos, para “mejorar la dinámica fluvial del río Martín”.

    Este desembalse se realiza también para mejorar la calidad del agua embalsada “renovando las capas más profundas, reduciendo así la presencia de elementos como el hierro y el manganeso, en una maniobra similar a la que se hace en otras infraestructuras de la cuenca”.

    Y se hace “aprovechando la situación de altas reservas del embalse” que, casi al final de la campaña de riego, se encuentra al 89% de su capacidad, con 17,7 hectómetros cúbicos.

    El desembalse liberará 2 hectómetros cúbicos, con una punta máxima de caudal de 20 metros cúbicos por segundo la tarde de este miércoles y de 25 metros cúbicos por segundo la tarde del jueves, “sin efectos negativos aguas abajo”.

    La maniobra, indican desde la Confederación, se ha comunicado al servicio de Protección Civil de Aragón.

  • El Bajo Aragón se atormentó el domingo por la tarde

    En Alcorisa, como en Oliete, se registraron 29 litros en unos minutos con rachas de viento muy fuertes, como lo fueron en Andorra, donde superaron los 120 kilómetros por hora. En este municipio se registraron 19 litros también en pocos minutos y 20 en Castellote.

    Las tormentas fueron eléctricas. Los Agentes para la Protección de la Naturaleza barajan que fue un rayo lo que provocó el conato de incendio que extinguieron rápidamente en La Codoñera.

    Muchas veces los rayos permanecen latentes en los troncos de los árboles y causan incendios días después.

  • Excavan en el yacimiento de Oliete y limpian éste y el de Urrea

    La Diputación Provincial de Teruel ha limpiado varios yacimientos arqueológicos de época íbera y romana y el museo de Teruel comenzará este mes de junio su campaña de excavaciones en el yacimiento de Oliete.

    Entre los limpiados se encuentran La Loma del Regadío, en Urrea de Gaén, y el Cabezo de San Pedro de Oliete.

    La limpieza de los yacimientos se realiza para evitar que les afecte la vegetación o la erosión y que los visitantes puedan contemplar los restos arqueológicos excavados en condiciones.

    Se aplican tratamientos de conservación y restauración a lo largo del año controlando y eliminando la vegetación que crece entre los restos o en las zonas de acceso y de visita, además de reparando los daños producidos los elementos ambientales.

    En el caso del Cabezo de San Pedro se realiza una limpieza y mantenimiento semestral y en el de Urrea trimestral.

    Los tratamientos son definidos y supervisados por el Museo de Teruel y aplicados por una empresa contratada por la Diputación.

    El Museo de Teruel comienza su campaña de excavaciones de verano en el yacimiento de Oliete. Es el tercer año consecutivo que se interviene en este lugar. Se ampliará la excavación de la necrópolis hallada el año pasado y se realizarán catas para conocer mejor la estructura de los elementos defensivos para redactar un proyecto de restauración.

    Las excavaciones, que se prolongarán todo el mes de julio, se realizan con la colaboración del Parque Cultural del Río Martín y el Ayuntamiento de Oliete y cuentan con tres arqueólogos y dos auxiliares.

    El año pasado la campaña se saldó con el descubrimiento de la necrópolis y de un
    horno de más de 2.000 años de antigüedad.

  • El Bajo Aragón estrena un Trail de Carreras de Montaña

    Diferentes clubes deportivos y entidades han organizado el primer Circuito Trail de Carreras de Montaña del Bajo Aragón, que se presentó este miércoles en la institución comarcal bajoaragonesa.

    Constará de 9 pruebas, que se disputará a lo largo de este año en Alcorisa, Urrea de Gaén, Alloza, Castellote, Villarluengo, Oliete, Peñarroya de Tastavins, Caspe y Mas de las Matas.

    La primera carrera tendrá lugar el 12 de enero en Alcorisa, cerrándose el circuito el 29 de noviembre en Mas de las Matas. Para la primera prueba se esperan a unos 250 inscritos y podría haber unos 800 atletas en total, según calculan los organizadores.

    El consejero de deportes del Bajo Aragón, Eduardo Orrios, indicó que además de fomentar el deporte estas pruebas servirán para arreglar caminos y para promocionar turísticamente la zona.

    Las pruebas comprenden las categorías Juvenil, Senior y Veterano.

    El circuito tendrá una única clasificación general por categoría y sexo, independietemente del recorrido que corra cada atleta. La dirección de carrera calculará la puntuación final obtenida multiplicando la puntuación base por el coeficiente del recorrido realizado por el atleta, basado en distancia, desnivel positivo y tecnicidad (según la velocidad del ganador).

    Todos los premios consistirán en material deportivo.

    Calendario de pruebas:

    Trail Zoquetes. Alcorisa. 12 de enero.

    Carrera del Buitre. Urrea de Gaén. 16 de febrero.

    Trail Ancagua. Alloza. 26 de abril.

    Trepacantos Mountain Races. Castellote. 9 de mayo.

    Maestrail. Villarluengo. 24 de mayo.

    Trail Cueva Foradada. Oliete. 14 de junio.

    Tastavinstrail. Peñarroya de Tastavins. 26 de septiembre.

    Trail Crestas Mar de Aragón. Caspe. 8 de noviembre.

    Carrera de Montaña Aivadai. Mas de las Matas. 29 de noviembre.

  • Anuncian mejoras en los yacimientos de Urrea y Oliete

    El diputado de Cultura y Turismo, Diego Piñeiro ha anunciado que va a encargar un estudio técnico para la consolidación de los restos de la fortaleza íbera “Cabezo de San Pedro”, en Oliete y que buscará financiación para reparar los daños en la cubierta del yacimiento romano “La Loma del Regadío”, en Urrea de Gaén.

    Ambos yacimientos son gestionados por el Museo de Teruel, dependiente de la Diputación Provincial.

    Los dos están integrados en el proyecto “Estudio de la romanización de la provincia de Teruel”, un programa de investigación que lleva a cabo el museo provincial desde los años 80.

    “La Loma del Regadío” es uno de los testimonios mejor conservados en Aragón de una explotación rural con vivienda en el mundo romano. Las primeras excavaciones se realizaron en 1959, como consecuencia del descubrimiento fortuito de un mosaico, posteriormente extraído y depositado en el Museo de Teruel. Tras un amplio periodo de inactividad, en 1997 se retomaron los trabajos de excavación de forma continuada y sistemática a lo largo de 14 campañas arqueológicas dirigidas por el Museo de Teruel. Durante este periodo se adecuó el yacimiento para su difusión pública, cubriéndolo y dotándolo de contenidos. El paso del tiempo y la meteorología han causado daños en estos elementos de protección”, recuerdan desde la Diputación de Teruel.

    “En este año 2020 vamos a trabajar desde la Diputación, junto con el resto de administraciones que hicieron posible que el yacimiento sea visitable, para poder reparar los daños que ahora existen en el yacimiento y evitar futuros deterioros”, aseguró Piñeiro sobre el yacimiento romano de Urrea de Gaén.

    Respecto al poblado íbero “Cabezo de San Pedro” de Oliete, el diputado dijo que es un “diamante en bruto, uno de los yacimientos íberos más importantes que existen por el tipo de construcción y por lo que creemos que puede existir todavía sin descubrir”. Se refirió a los hallazgos realizados durante las excavaciones que el Museo de Teruel llevó a cabo el pasado verano junto con el Parque Cultural del Río Martín y el Ayuntamiento de Oliete. En las actuaciones, fuera del área fortificada, se descubrieron un gran horno donde se fabricaban vasijas de enorme tamaño y dos túmulos de la necrópolis, cuya cronología podría situarse en torno al siglo V antes de Cristo.

    Piñeiro anunció que el primer paso que se va a dar en este yacimiento será “encargar un estudio técnico para asentar lo que está excavado, de forma que no se deteriore y se pueda consolidar en el tiempo con el objetivo de que cada vez más visitantes lo puedan conocer”. Recordó que actualmente el poblado de Oliete debe ser visitado con mucha prudencia y cuidado, ya que no está debidamente habilitado y puede ser dañado.

  • Vaya, vaya, aquí hay pantano

    Vuelven a subir las temperaturas en el Bajo Aragón, donde la Agencia Estatal de Meteorología ha establecido el nivel de alerta amarilla para este jueves, cuando se esperan temperaturas máximas de 36 grados, y para el jueves, cuando hay previstas máximas de 38 grados.

    A falta de mar, los bajoaragoneses pueden paliar el calor de estos días en los embalses, que tienen reservas suficientes para garantizar el riego, la navegación y un buen chapuzón.

    El más nutrido es el de Cueva Foradada, que está al 97% de su capacidad, seguido de La Estanca de Alcañiz y el pantano de Caspe, al 92% y al 91% respectivamente.

    El de Calanda está al 81% de su capacidad y el de Pena al 64%, al igual que el Puente de Santolea.

  • A licitación el mantenimiento de embalses, balsas y canales del Bajo Aragón

    La Confederación Hidrográfica del Ebro ha sacado a licitación el proyecto de conservación y mantenimiento de las infraestructuras hidráulicas de las cuencas del Martín, Guadalope y Matarraña.

    El presupuesto base es de 333.432 euros e incluye los trabajos de conservación general en embalses, canales, caminos de servicio, colectores, desagües y cauces en zona de evacuación de los embalses. Unas actuaciones que son necesarias para la explotación de las infraestructuras y el ahorro en el uso del agua.

    Los beneficiarios de este mantenimiento son los embalses de Santolea, Calanda, La Estanca, Gallipuén, Cueva Foradada y Pena y las balsas laterales de Valcomuna (entre Maella - Zaragoza y Mazaleón - Teruel) y La Trapa (Maella). A esto se suman la conservación del canal Calanda-Alcañiz, canal alimentador de La Estanca, y el canal de Caspe.

    En los embalses se prevén actuaciones generales en accesos, coronación, urbanización exterior, edificios de explotación con limpiezas, adecuaciones, acondicionamientos de edificios. En los canales se realizarán limpiezas de fangos y acarreos, desbroces, reposiciones, reparación de cajeros, reparación de grietas, así como las reparaciones y limpiezas de caminos de servicio de colectores y desagües.

    Todas las actuaciones se realizarán coordinadas con los usuarios. Las obras en el interior del cauce se tenrán lugar al finalizar la campaña de riego o en los cortes durante la misma y siempre permitiendo dar suministros puntuales a las poblaciones que se abastecen del canal y sus acequias principales, si fuera necesario, indican desde la Confederación.

  • Agilizan un proyecto que prevé más de 80 empleos en el Bajo Aragón

    El Gobierno de Aragón ha declarado Inversión de Interés Autonómico un proyecto del grupo SAMCA que prevé la creación de 58 puestos de trabajo directos y al menos una treintena de indirectos en el Bajo Aragón, con una inversión de 16,3 millones de euros.
    Contempla la creación en Alcorisa de una planta para fabricar piezas cerámicas para fachadas y de un centro de I+D+i para el desarrollo de nuevas pastas y productos cerámicos. Su funcionamiento está previsto para el primer trimestre del 2020.

    El proyecto supone la continuidad en las explotaciones mineras de arcillas de parte del personal de los grupos mineros de extracción de carbón a cielo abierto que la empresa tiene en la provincia de Teruel, desde los que se ha estado suministrando carbón a la Central Térmica de Andorra y permitirá la recolocación de parte de los trabajadores afectados por el cierre de la mina en el corto plazo más inmediato, indican desde el Gobierno de Aragón.

    Esta inversión del grupo empresarial se une a su proyecto integral de fabricación de fertilizantes organominerales, declarado Inversión de Interés Autonómico el pasado 12 de febrero, que supondrá una inversión de más de 41 millones de euros y la generación de 85 puestos de trabajo directos. "Ambos proyectos contribuirán a mitigar el impacto socioeconómico derivado del cierre de la térmica y el fin de la minería del carbón destinado a uso energético y, gracias a la Declaración de Inversión de Interés Autonómico, contarán con una mayor agilidad administrativa, reduciendo a la mitad los plazos ordinarios", indican desde la administración autonómica.

    Detalles del proyecto:

    El grupo SAMCA ha ido incrementando en la provincia de Teruel su actividad relacionada con el empleo de arcillas para usos cerámicos a partir de varias explotaciones mineras ubicadas en Ariño, Oliete, Estercuel y Castellote, de las que el año pasado se extrajeron cerca de un millón de toneladas de arcillas. A raíz de esta actividad minera y de los centros de tratamiento de arcilla con los que cuenta, SAMCA ha decidido desarrollar un proyecto global asociado a la valorización de las arcillas extraídas, que incluye tres actuaciones complementarias.

    La primera está vinculada a la investigación y explotación de las distintas variedades de arcillas en los diferentes derechos mineros que el Grupo SAMCA tiene actualmente en la provincia de Teruel.

    La segunda es la creación de una planta de fabricación de piezas cerámicas para fachadas ventiladas que se ubicará en Alcorisa. En esta misma localidad se instalará la tercera pata de este proyecto, un centro de I+D+i, para el desarrollo de nuevas pastas cerámicas con arcillas de la provincia e investigación en nuevos productos cerámicos. Esta nueva fábrica se ubicará en las antiguas instalaciones de la planta de Gres de Aragón -perteneciente al Grupo SAMCA- en Alcorisa, que serán rehabilitadas y equipadas con la última tecnología, permitiendo el aprovechamiento del «know-how» y el conocimiento del mercado y la tecnología ya desarrollada por Gres de Aragón en sus instalaciones de Alcañiz.

    El nuevo Centro de I+D+i se unirá y coordinará a los centros de investigación con los que ya cuenta el grupo en Estercuel y Ariño, que vienen impulsando desde hace tiempo la investigación y desarrollo en esta materia. La ubicación de las nuevas instalaciones en Alcorisa es una decisión expresa del grupo empresarial para garantizar que los efectos de creación de riqueza y de empleo se concretan en la zona y permiten mitigar los efectos del cierre de la actividad minera vinculada al carbón de uso energético.

    El proyecto conjunto engloba también todas las inversiones asociadas a sus centros mineros de producción de arcillas, ubicados en diversos emplazamientos de los términos municipales de Ariño, Oliete, Gargallo, Estercuel, Castellote, Huesa del Común, Crivillén y Molinos, incluyendo los derechos mineros en sus distintas fases de tramitación, y la actividad de tratamiento de mineral, que se llevará a cabo en las plantas ubicadas en Ariño y Gargallo.

  • Los olivos de Oliete para la formación y el empleo

    Ocho alumnos participan desde mediados de febrero en un Taller de Empleo sobre agricultura para el manejo del olivar en Oliete.

    Además de experiencia, el taller les proporciona un certificado de profesionalidad como auxiliares en esa tarea y podrían quedarse a trabajar en el pueblo, que tiene un censo estimado de 100.000 olivos centenarios, según datos del Gobierno de Aragón, la mayoría abandonados por la falta de relevo generacional para mantener las explotaciones.

    “Los olivos y el aceite, en una zona que cuenta con una denominación de origen, son recursos que teníamos al alcance de la mano, pero había muchas dificultades para encontrar a gente que quisiera trabajar con ellos. Por eso nos pareció una buena idea organizar este Taller de Empleo”, explica Constanza Martín, la ingeniera agrónoma que dirige el taller.

    Su objetivo, según Constanza, es “formar a desempleados de Oliete en el manejo del olivar bajo procedimientos ecológicos con la intención de que algunos puedan incorporarse en el futuro a la actividad diaria agraria que lleva a cabo la Asociación para la recuperación de olivos yermos de Oliete, entidad fundada hace 5 años y en continua expansión tanto en la recuperación de olivos como en la posterior producción de aceite en su almazara.

    Los alumnos aprenden sobre la preparación del terreno, plantación y siembra de cultivos agrícolas; riego, abonado y aplicación de tratamiento de cultivos agrícolas, recolección y mantenimiento de explotaciones agrícolas, todo ello muy ligado al olivar. El curso lo imparte Íñigo Lobera, también ingeniero agrónomo.

    Alberto Alfonso es uno de los 5 socios cofundadores de la Asociación para la recuperación de olivos yermos de Oliete, una entidad que ha recuperado en menos de cinco años 7.200 olivos en la mayoría de los casos a través de contratos de custodia del territorio con los propietarios de las fincas. “Firmamos un documento por el que los propietarios nos ceden las fincas durante 10 años. Trabajamos en recuperar los olivos y a partir del sexto año le remitimos al propietario el 10% de la cosecha de aceite y el resto de la producción se queda para la venta propia de la Asociación”, explica.

    Como vehículo promocional la Asociación, en la que en el futuro podrían integrarse como trabajadores algunos de los participantes en el Taller de Empleo, ha echado mano de la figura del apadrinamiento de olivos. “Quien apadrina olivos, además de recibir aceite virgen extra, visita el pueblo, lo conoce y de alguna forma contribuye a su mantenimiento. Se trata de un proceso sostenible, social, solidario y saludable”, explica Alberto Alfonso.

    Sobre la almazara, que empezó a funcionar en 2016 y de la que han salido varias cosechas de aceite, indica que “queremos que todo esto perdure en el tiempo. Con personas cualificadas, generar empleo desde la base y frenar el proceso de despoblación que ha sufrido Oliete, que llegó a tener 3.000 habitantes y ahora apenas alcanza los 365 censados”, dijo Alberto.