Opiniones

Opiniones

Okupas

Aunque hoy día pueda parecer imposible, hubo un tiempo, no tan lejano, en el que no se cerraban con llave las casas, sobre todo, en los pueblos. Lo ajeno se respetaba y las noticias sobre robos resultaban algo excepcional. Pero todo cambia y, poco a poco, los actos de latrocinio comenzaron a crecer y, para evitarlos, se hizo necesario adoptar medidas de seguridad.

En las fincas, se fueron imponiendo los porteros automáticos y, en los pisos, las puertas blindadas. Nos hemos habituado a esta clase de delitos y han dejado de sorprendernos. Lo indignante y vergonzoso es que esté sucediendo lo mismo con la ocupación de viviendas considerada ya natural en los anuncios de alarmas.

Los testimonios sobre este problema, algunos escalofriantes, se han multiplicado. Así, el dueño de un piso usurpado consiguió recobrarlo mientras los okupas veraneaban en Ibiza.

Ahora, puede verse denunciado por allanamiento de morada. O la mujer que se apropió de la casa de la anciana a la que cuidaba tras fallecer esta durante el confinamiento y a la que mandó incinerar sin el permiso de las hijas. Cada vez son más quienes, para impedir el asalto de sus propiedades, tapian puertas y ventanas y, en muchos lugares, se organizan en patrullas para hacer frente a los okupas con el peligro de que la gente empiece a tomarse la justicia por su mano.

Asimismo, han aparecido empresas especialistas en desokupaciones. Hasta el momento, solo sabíamos de incidentes anónimos pero, últimamente, se han visto también afectadas personas conocidas como una periodista de Telecinco, afín a los partidos valedores de los okupas. Gracias a la Guardia Civil, pudo recuperar su residencia. La operación se transmitió en directo.

La legislación española es muy blanda con este tipo de delincuentes que ya actúan por medio de bandas mafiosas y que, envalentonados ante la permisividad existente, campan a sus anchas invadiendo pisos y chalets mientras los propietarios se encuentran desamparados, por completo, frente a ellos, sin poder echarlos y debiendo seguir abonando los gastos de luz, agua, gas, etc. No cabe, pues, extrañar que el fenómeno se haya disparado escandalosamente. Un 41% en Barcelona donde el Ayuntamiento de Ada Colau ofrece talleres a los jóvenes para la “liberación de espacios” siguiendo teorías anarquistas y ha aprobado la ocupación de un edificio por antisistemas pagándoles, además, las obras de rehabilitación.

El mundo al revés. Como, erróneamente, dicen que dijo don Quijote, pues la cita es del Cantar de Mío Cid: “Cosas veredes, amigo Sancho, que harán hablar las piedras”.

Loa a Joaquín

Te he querido tanto que no te robaría las hijas ni aunque el mismísimo demonio me tentara con el sueldo de un profesor inmune al coronavirus, de por vida. Te querré siempre porque has amado con la pureza de las aguas del Guadalope a su paso por Alcañiz, desde Sabiñánigo hasta Estercuel, e invitar a la concurrencia, ávida de leer el libro que presentas, a recordar amantes y despechos, rezumando poesía, y alegría de vivir, como las opiniones en un periódico, del que alguien, en alguna parte, guarda un ejemplar, o lo encontrará entre las ruinas de un caserón de un pueblo abandonado, a salvo de las inclemencias meteorológicas, milagrosamente. Supe que te querría para siempre, cuando me regalaste el oído, mientras el vino añejo de las bodegas de Alacón, algunos guardados desde el nacimiento de cada hija, que ahora ya tiene nietos, me sorprendió en la fiesta de la comarca, y recordé a aquella maestra, que se excitaba cuando le instruía sobre sexualidad, y en sus desconocimientos beatíficos, creyó que aquello era el sexo oral, mientras tomando la iniciativa, contra lo que consideraba normal, me amonestaba dulcemente para que no siguiera, porque no era de piedra, y se le estaba haciendo insoportable no pasar de los dichos a los hechos, no queriendo pecar. Solo bastaba con no copular. Y eso nos hizo tocar el cielo, muchos días. Así te quiero yo, de Calatayud a la eternidad, recorriendo los pueblos que incluíste en tu canción, y todos los demás, mojándonos el culo, o arremojandonos la tripa en Fraga, al son de Labordeta. Te quiero, y nada, nunca, nos podrá separar. Y quien te honra, tiene un amigo en mí.

Dictadura del proletariado

¿Cuánto iban a tardar las neuronas en asociar el paso de la dictadura de los más capaces, pocos, a la dictadura de los menos autónomos, poniéndose violentos, mayoría, y disfrazarlo, como se camufla una depredadora, que sólo sabe ponerse violenta, y encima llamarlo, democracia, la tiranía de quienes viven sin méritos de los excedentes de los más industriosos? El relevo generacional y la evolución profesional, no encuentra sus cimientos en las instituciones escolares generalistas. Bastaría que el alumnado propusiera que cada profesora tuviera que examinarse con ellos, de los contenidos de cada examen, eligiendo uno de entre varios traídos por ellos, y autenticándolo una vez completado con alguna marca que impida sustituirlo por otro, y que ella los corrija todos, y todos vuelvan a los alumnos para verificar la correcta valoración, incluído el de la profe. Una verdadera maestra, por ejemplo una escultora, muestra como completa una escultura, y las aprendices perciben, practican y aplican lo comprendido. Y conviene que haya trabajo para todos los aprendices. La justicia vuelve a estar al nivel de la inquisición, con titulares que no solo no persiguen a quienes roban, y tratan de evitar el robar, sino que obran como en lo que en la dictadura era un chiste, por contradecir la realidad: -vi a cuatro brutos enormes (mayoría) pegando a uno pequeño (minoría) para robarle. Al ver aquello me indigné, fui para allá... y le pegamos una paliza entre los cinco y le robamos el dinero y el bocadillo- Vamos lo que hacen en las administraciones públicas, cuajadas de colocadas por las políticas que reciben los votos de la mayoría, robar a quien saben que tiene dinero, obtenido con sus méritos, aglutinando a mayorías de ladronas y violentas. Y cómo verdaderas charlatanas y quienes hablan por no callar, las unas disfrazan su ignorancia, tratan de engañar y sacar el dinero con embustes, o largan verborreas, que evidencian que no están más que para vivir a costa de otros, y cada vez más, robando, por el juzgado, o mediante delincuentes comunes. Vuelven a divulgarse los envenenamientos políticos, que parecían antediluvianos. Y de la anacrónica dictadura del proletariado, al despotismo de vagos y haraganes, ni siquiera ilustrado. Pronto obtendrán mayorías absolutas cada vez más abrumadoras, si no lo remedian quienes nos enseñen a respetar los bienes ajenos obtenidos sin robar, a todas, y a no robar niñas, a nadie.

Inconscientes y superficiales

Ayer estaba haciendo cola en la calle para entrar en una conocida tienda de tejidos en el centro de Zaragoza. Delante de mí, tres amigas, mujeres de una cierta edad, esperaban para entrar también. Hablaban entre ellas y tal y como la más próxima a mí se iba manifestando yo daba un paso hacia atrás separándome cada vez más.

Decía esta señora a sus amigas que ella llevaba la mascarilla porque si no la multaban que si no fuera para eso ni hablar del tema, que era una tontería. La mascarilla que lucía en la cara es de las que duran cuatro horas… yo creo que por el aspecto debería haberla usado 4 semanas… Otra de las amigas le daba la razón y comentaba que ella se había hecho la mascarilla con un pañuelo de su marido… se le caía de la nariz y cada poco se la subía manoseándola abundantemente. El aspecto de la “mascarilla” era tan deplorable como el otro. Sucia, que no ajustaba… La otra amiga las miraba con cara de asombro sin atreverse a contradecirlas, pero con su inmaculada mascarilla nueva, y bien colocada.

Cuando ya les iba a tocar el turno sacó una botellita de gel hidroalcohólico y se lo ofreció a sus amigas, se lo pusieron no sin decir que para qué, que era una tontada…

Las tres eran grupo de riesgo por la edad, y no eran conscientes del peligro que lleva no cumplir las 3 reglas básicas de prevención. Venían de tomar un café.

Entre eso y que una de las noticias más comentadas es el nuevo look de Pablo Iglesias no puedo dejar de pensar que a veces, es poco lo que nos pasa. ¿De verdad es importante si lleva pendientes o moño? ¿Eso es lo importante? Es como si juzgaras a Mariano Rajoy por teñirse el pelo, por ejemplo, o a Pablo casado por la frondosa barba que se ha dejado…

Lo importante, lo mollar, es gestionar bien las cosas, tanto ellos, los políticos, como nosotros en nuestras posibilidades.

De la gestión de los políticos hablamos otro día, que eso da para mucho rato.

Vándalos

Hace escasas semanas, nos indignamos con la noticia de que un grupo de jóvenes había realizado pintadas con espráis de colores en la torre gótica de Alcañiz, declarada Bien de Interés Cultural (BIC) y recién restaurada, en el parque del Cuartelillo y en otros espacios de nuestra población. Los cinco perpetradores del desaguisado, cuatro de ellos menores, fueron identificados por la policía y se comprometieron a subsanar los daños causados, a lo que ya han procedido juntamente con una empresa especializada.

Por desgracia, no es la primera vez que se producen estas conductas vandálicas en nuestro casco urbano sino que ya viene de antiguo. En 2018, el recinto de la ex-colegiata (a mi modesto entender, uno de los rincones más bellos de la capital del Bajo Aragón a pesar de la chapucería de la calle Infanzonía) ya fue objeto de este tipo de acciones deplorables con grafiti y graves desperfectos en su mobiliario urbano. El Ayuntamiento de Alcañiz informó que el incivismo suponía unos gastos superiores a los 20.000 euros anuales. Años antes, otra pandilla de adolescentes destrozó a pedradas el tejado del lavadero de Santa María, en la ribera del Guadalope, junto al puente de la plaza de toros. Y bastante más atrás, otra banda se cebó con la ornamentación que los alumnos de la escuela taller habían realizado en los jardines del cerro de Pui Pinos, ocasionando importantes daños, entre ellos a la fuente de las Ranetas.

Ha llovido bastante desde entonces pero hay gente que no cambia. Afortunadamente, los “vándalos” son minoría e, igualmente, tenemos ejemplos inversos que son de admirar como el de otros cuatro jóvenes que, por propia iniciativa y con productos pagados de su bolsillo, acometieron la limpieza de la fuente de las Ranetas y su entorno. Ojalá cunda el ejemplo entre los jóvenes y también entre los adultos. No se trata solo de que unos limpien sino de que nadie ensucie. De cuidar lo que es de todos con el mismo esmero con que cuidamos lo particular. Reponer el patrimonio deteriorado –las más de las veces por la inmadurez de unos pocos- nos cuesta unos dineros que podrían ser dedicados a otros menesteres y ofrece a los visitantes una imagen pésima de nuestra ciudad y de los alcañizanos.

Repito mi consejo a esos individuos que se divierten manchando las paredes de nuestras calles: Que escriban y pinten menos y que lean más; obtendrán mayor provecho.

Y va para largo

¿Por qué nos comportamos como si esto del Coronavirus fuera algo del pasado?
¿Por qué nos lo tomamos con mucha más tranquilidad y no tomamos tantas precauciones tanto al salir como al entrar en nuestras casas?
Está claro que estamos hartos de esta historia y ansiamos la libertad que con esta mierda del covid nos ha sido arrebatada y ya hacemos como si no, como si esto estuviera superado. Hasta incluso, a veces, jaleamos y nos queremos creer las teorías liberadoras y justificables contrarias a la realidad, las que afirman que todo ha sido un engaño, que esto no mata, que la gente se moría porque era su hora y por otras enfermedades, sólo que además tenía también esta especie de gripecilla tonta.
Pero...
La realidad es la que es. Preferimos no creer a quienes afirmaban que esto sería largo, muuuuuuyy largo.

En Aragón estamos ahora como en abril y mayo, estamos mal, demasiado mal. ¿Por qué actuamos como si no pasara nada?
Si no caemos muertos como moscas es porque los "reventados" sanitarios a quienes apenas hemos dejado ni descansar, pues en esta tregua propiciada por el encierro obligatorio, ellos han estado recibiendo instrucciones, adecuando espacios, estudiando protocolos. Por eso ahora, tienen más mecanizada, estructurada y trabajada la situación protocolaria y la manera de llevar a cabo el trabajo. No están tan desbordados por esa razón, han asumido su cambio estructural a la hora de afrontar su día a día con esta guerra, que sigue ahí y es la misma, sólo eso.

Pero, aquí no pasa nada. Nuestras cervecitas en el velador con los amigos, no pueden faltar, que para eso estamos en la calle, y total, son de casa. Ellos, como nosotros, todos somos de fiar. Llevamos la mascarilla en una oreja, por si vemos a la policía, poderla ajustar rápido, pero no hay que temer, que no multan ni nada, lo dicen sólo para asustar...¿de verdad?. Y lo de las distancias, tonterías, que si alguien tose, el bicho se queda tapado, además, es verano, caramba!
Ahora no hay resfriados, ni gripe vulgar, ni de ninguna letra A, B, C, ni aviar, ni caviar. Hace calor y el calor...achicharra a todo bicho viviente, hala!

Pues no, señores!!!
Esto sigue aquí, esto afecta y mucho. No perdona, ni a gente mayor, ni a jóvenes y tampoco a los niños, que eso es lo más grave, pues aunque no manifiesten síntomas, no sabemos nada del virus y tampoco si les va a dejar secuelas en sus pulmones en un futuro.

En Aragón estamos mal. Los afectados cada día se incrementan y, de momento, ya tenemos más de 123 casos de contagiados entre nuestro personal sanitario. Cuando no quede nadie en los centros de salud y en los hospitales para atendernos, nos apañaremos buscando remedio a nuestros males en alguna página de esas de internet. Que ha dicho Sánchez, que la red funciona perfectamente, y que ahora con la 5G, ya no vamos a necesitar ni médicos...sólo personal funerario.

La jueza novata

Mire, su señoría, estas pensiones sentenciadas, impagadas, y la solicitud de abogado y procurador habilitados para que sean embargadas.

Dame el expediente completo y el teléfono del demandado, que quiero contrastar con él los datos.

¿Pero cómo va ser eso, su señoría, perdóneme el exabrupto, cuando basta con la autenticidad de la documentación, reflejada con las anotaciones pertinentes?

El expediente, y el teléfono del demandado, por favor, no me obligues a sancionarte por desacato e insubordinación muy grave. Por cierto, ¿desde cuándo no se comunican las hijas con el padre?

Pues, no sé…

¿Desde cuándo?

Desde hace, muchos, muchos años, desde que se nos ocurrió incitar a que la demandante impidiera toda comunicación, para perpetrar todo tipo de robos y abusos. Desde 2010, creo, ya ni me acuerdo.

¿Quién os invitó a robar, matar, mentir y deshonrar a los padres?

Vázquez, fue Vázquez, quien trajo el juzgado al pueblo. Y luego toda la jerarquía del partido.

¡Qué horror! Anda, trae lo que te he pedido, y que no se repita, ¿me oyes? Enmienda, y no nos avergüences más. Te va el empleo en ello, no se te olvide. Y la jubilación. 

Sí, su señoría, perdone mi atrevimiento, pero es a lo que estábamos acostumbrados, juezas novatas, a las que halagábamos, ellas se ensoberbecían, confiaban en nosotras, y así era.

Ya comprenderá, su señoría, que me dan ganas de matarle, y el resto de la manada lo intentará, es su naturaleza, asentada durante decenios, pero dada su benevolencia, al no expedientarnos, tal vez podamos reinsertarnos en la justicia, y no robar nunca más. No me dé la espalda, por favor se lo pido, su señoría, que me conozco, es toda una vida de abusos y atrocidades, tenga paciencia conmigo, y espero que en adelante no haya juezas más que cómo usted, para que no recaigamos en antiguos errores. Cómo venga otra autoridad ladrona y genocida, volveremos a las andadas, fijo.

El anteriormente conocido como oficial de la administración de justicia, salió escopetado a reunirse con la jauría y contó lo sucedido: la juez sustituta quiere saber, y va a hablar con las víctimas de robos y secuestros.

El Guisado, auxilio judicial, autor material de la ejecución de embargos, acudió a sus parientes y cómplices y colaboradores necesarios, desde su colocación. La colocada en tramitación procesal y en la gestión, buscaron a sus mentores y procuradores. El letrado supo perfectamente que lo de chulear se había acabado, ya que ni asesinando a la juez aquello tenía vuelta a la selva de los ladrones. Políticas y otros miembros de la trama, acudían a quienes les pudieran encubrir y exculpar.

Al día siguiente:

Ordénese la inmediata devolución de las cantidades sustraídas, por importe de 67.369,46 euros, más el 30% en concepto de resarcimiento de daños. Convoque a la demandante y sus lacayos ante mi presencia para tomarles declaración, apercibiéndoles de que dispongo de toda la información de lo sucedido, desde la demanda plagada de falsedades, a toda la serie de robos, engaño a juezas y concitación de cómplices en Correos y cuantas autoridades han sido captadas para atentar contra el demandado, incluidas las que le arrebataron, tras incitar a la agresión física a una alumna, en abuso de autoridad, su puesto de trabajo. Y ordene a los servicios sociales que inicien la inmediata tutorización de conversaciones telefónicas de las menores con su padre, todos los días, sin más límite que un máximo de ocho horas diarias. Y guiadas a procurar los encuentros presenciales, cuanto antes, para rehabilitar los vínculos y afectos dañados y destruidos, de modo que estas vidas separadas, se fusionen con más integridad, ya que se sumarán los anticuerpos contra insidias similares.

A sus órdenes, SU SEÑORÍA.

Por cierto, ¿pensabais robar a razón de 1170 euros al mes, a un desempleado con subsidio de 378,74?

Es lo que llevamos haciendo dos años, y antes meses de verano que no ingresaba nada, y hasta cuando le robaron los sueldos, después de agredirle, y sancionarlo con la pérdida de empleo, ni ingresó ni podía pedir la prestación, y nosotros a 1170 al mes. Es que ahorraba el incauto. Hasta que le comiéramos todo el capital. Es que ni alzamiento de bienes hace.

La ley igual para todos y estar a disposición de la justicia, ¿pero cómo es posible que existáis?

Ya ve, nos invitan a robar, tolerados y encubiertas, y no sabemos decir que no.

Si no lo veo, no lo creo. Anda, haz lo que te he dicho, ya. Pobre padre, pobres niñas, maldita jauría que se ha cebado en ellos.

Otros artículos de opinión

Image