Teresa Ros

{audio}mp3/28_6.MP3{/audio}

No hay dos sin tres

Dicen que no hay dos sin tres, y en el caso de las malas noticias para la zona del Bajo Aragón parece que el dicho se va a cumplir con creces. Si la semana pasada fue “negra” con la falta de la firma del decreto del carbón, lo que supone un “mazazo” para todos los que viven de la central térmica de Andorra, minas y empresas auxiliares, y los anuncios de recortes del Ministerio de Fomento, con la paralización de las obras de remodelación de la carretera N-232 entre el cruce de Ráfales y el límite con la provincia de Castellón, la que nos espera después del verano, cuando se elaboren los Presupuestos Generales del Estado para el año que viene, puede ser la guinda del pastel, pero de un pastel amargo que tenemos que tragar, queramos o no, gracias a la inoperancia, incapacidad, falta de previsión y despilfarro del actual gobierno socialista. Y para colmo tenemos que escuchar al señor ministro de Fomento, José Blanco (el que se paseó por toda España recién estrenado su cargo prometiendo todo y más) decir que esto “no es un recorte”, sino “una prolongación de obras”. Tiene miga la cosa. Igual que la crisis no era una crisis, y la recesión económica no era tal… ¿Pero es que esta gente se cree que somos tontos? Que les pregunten a los vecinos de Monroyo cómo les ha sentado el anuncio de “la prolongación de obras”. Y no contento con esto, como vienen las elecciones catalanas, ahora sale Blanco diciendo que “Cataluña sale favorecida” en el recorte ”porque está por debajo de la media” en relación con otras comunidades, cuando los titulares de prensa señalaban a Cataluña, Aragón, Castilla-La Mancha y Cantabria como las más perjudicadas. ¿Más mentiras? No, gracias.

Otros artículos de opinión