Javier Escorza: cambiar el modelo de extinción de incendios no se entendería

Javier Escorza es presidente de la Asociación de Agentes para la Protección de la Naturaleza de Aragón (AAPNA).

Asegura que “el operativo de prevención y extinción de incendios forestales en Aragón es de los más eficaces del mundo” y que “cambiar de modelo no se entendería”. Una afirmación que viene al hilo de un comunicado emitido recientemente por los sindicatos UGT, CCOO y CSIF en el que alertan de que el operativo de incendios podría peligrar “por compromisos políticos”.

Desde la asociación que preside Escorza reclaman una mejora de los servicios para los Agentes Forestales que se dedican todo el año a proteger el Medio Ambiente tanto de los incendios como de prácticas ilegales de caza y pesca y de las especies invasoras, además del rescate o seguimiento de animales entre otras muchas tareas.

Estos agentes tienen dedicado un día mundial para su reconocimiento: el World Ranger Day.

¿Qué difusión tiene el World Ranger Day en Aragón? ¿Los Agentes para la Protección de la Naturaleza (APN) tenéis el suficiente reconocimiento tanto por parte de la administración para la que trabajáis como por parte de los ciudadanos?

El World Ranger Day se rememora cada 31 de Julio y su origen está en dedicar un día a la memoria de los que murieron por esta profesión en defensa de la naturaleza. A lo largo del mundo son muchos compañeros los que han dejado su vida por la defensa profesional de la naturaleza y este año la propia ministra de Transición Ecológica hizo un guiño a todos los Agentes Forestales y Medioambientales del país. En España existe también una Asociación llamada AMINTA (aminta.es) que trabaja por el apoyo a los hijos de los huérfanos de los Agentes Forestales y Medioambientales fallecidos en España en acto de servicio, que son unos cuantos.

 

Llevar identificativos, sirenas y luminosos en los vehículos o ir armado, como es el caso de otros agentes que también velan por la seguridad, tiene un efecto disuasorio del delito. Vosotros no lleváis luminosos y sirenas ni vais armados. ¿Por qué? ¿Qué inconvenientes y riesgos tiene?

Sin duda los elementos identificativos tanto en los uniformes de trabajo como en los vehículos son necesarios porque son claves para identificarnos profesionalmente y generan un efecto tan positivo en la imagen que ayuda de forma determinante en la seguridad en el trabajo. Igualmente pasa con los luminosos, imprescindibles para el trabajo en emergencias como por ejemplo en incendios forestales o bien otro tipo de emergencias en las que hemos participado este año como por la borrasca Gloria o el COVID 19. Los luminosos junto con la identificación mejoran por tanto la seguridad y la eficacia en el trabajo y por eso insistimos tanto a nuestra administración de su dotación, además se cumpliría más ajustadamente la normativa de circulación.

El porqué no se tienen de forma sistemática todos estos elementos se debe a unas inercias atávicas de la administración que nadie retoma pero que desde la AAPNA pedimos permanentemente que se haga, ya que una adecuada imagen y equipamientos son necesarios en cualquier colectivo que ejerza labores de vigilancia y policía ambiental como es nuestro caso y labores de emergencias de tanta importancia como son los incendios forestales.

Las armas son útiles en determinados casos de cierto riesgo y tradicionalmente se llevaban; hoy la imagen de nuestro colectivo no va asociada a las armas, pero en determinados servicios y por determinados profesionales no deberían de descartarse.

 

¿Qué medios o mejoras deberíais tener para desarrollar en condiciones vuestro trabajo?

El medio natural es nuestra oficina y el vehículo es nuestro despacho, por ello pedimos que se retome las deficiencias de esas inercias del pasado y dispongamos de vehículos adecuados para realizar los trabajos que exige el medio natural y las emergencias actuales. Necesitamos “despachos” profesionales y que vayan equipados adecuadamente en cuanto a la imagen y con luminosos. Sabemos que los Todo Terrenos profesionales no son baratos, pero eso no tiene que implicar que los planes de renovación de vehículos para nuestro colectivo se hayan banalizado. Es urgente un plan de renovación de vehículos verdaderamente profesionales sin más demora.

También necesitamos mejora en los centros de trabajo donde atender al ciudadano, guardar los equipos y vehículos y poder cambiarnos de ropa adecuadamente.

 

Hay APN que deciden ampliar la formación por su cuenta, incluso viajando a Estados Unidos para conocer las técnicas que allí usan para extinguir incendios forestales y poder luego aplicarlas aquí. ¿Iniciativas particulares de este tipo enriquecen el trabajo en Aragón? ¿Proporciona la administración la formación suficiente o debería implicarse más?

En un colectivo como el nuestro la formación permanente es algo necesario, especialmente porque el abanico de temas diferentes que afrontamos en el medio natural es amplio y estar preparados para todos requiere formación y dedicación. En cualquier caso la administración en el tema de incendios forestales es donde más formación nos imparte, debido a la importancia del tema, la responsabilidad que implica y las graves consecuencias que pueden tener. Lo cual no debería de ir en detrimento de la formación adecuada en el resto de materias.

Es cierto que algunos compañeros han decidido ampliar su formación en este campo por su cuenta, lo cual siempre es enriquecedor y demuestra el alto nivel de motivación y vocación por la profesión que se tiene al estar dispuestos a correr de forma propia con unos gastos que en el caso de EEUU son bastante altos.

 

En los incendios forestales, que son dirigidos por los APN, participan en ocasiones también otros agentes, como Bomberos o Guardia Civil. ¿Qué dificultades tiene la coordinación entre todos los medios?

Normalmente todo el mundo que participa en la extinción conoce y asume el PROCINFO (Plan Especial de Protección Civil de Emergencias por Incendios Forestales) y sabe que la Dirección de Extinción la realizamos nosotros, los APN en el primer ataque o ataque ampliado y si el incendio va a mayores la Dirección de Extinción la realizan los ingenieros del Departamento de Medio Ambiente.

Tanto ingenieros como agentes somos funcionarios del Departamento en materia de medio ambiente y además en el día a día, cuando no hay incendios, gestionamos de forma conjunta la gestión forestal de los montes, especialmente los públicos. Ello implica que agentes forestales e ingenieros forestales diseñamos cada uno a nuestro nivel las áreas cortafuegos, fajas auxiliares, pistas de acceso, poda y aclareo de determinadas masas, ubicación de los puntos de agua, zonas de protección de algunos núcleos habitados...

El hecho de que los mismos colectivos de funcionarios que desarrollamos directamente la gestión de muchas infraestructuras de los montes, también en caso de incendio llevemos a cabo la Dirección de la Extinción, es un valor añadido porque implica un alto nivel de conocimiento del medio natural donde sucede la emergencia del incendio. En muchos casos la ejecución de estas tareas de gestión la realizan los propios brigadistas de las cuadrillas que dirigimos en la extinción y que contrata la empresa pública SARGA. Todo ello le da más valor añadido al operativo de incendios en los montes aragoneses confluyendo la prevención con la extinción.

Las mayores dificultades en la coordinación vienen por la deficiente calidad de algunos medios con los que actuamos, principalmente la calidad , imagen y equipamiento de los vehículos y también la necesidad de mejora de las redes corporativas de comunicación.

 

¿Cuáles son las tareas de los APN ante un incendio forestal?

Una vez que se produce el incendio forestal, la labor del APN es dirigirse con su unidad (que suele ser una cuadrilla de brigadistas más una autobomba o bien una brigada helitransportada con su helicóptero) al lugar donde está el incendio, haciendo una valoración inicial de la evolución del fuego y realizando una planificación del primer ataque, teniendo en cuenta las circunstancias del momento para trabajar con eficacia y sobre todo con seguridad para todos los componentes del o de los equipos de intervención; a la vez ha de coordinar las labores con otros colectivos intervinientes como Guardia Civil, Bomberos, Protección Civil para ubicar las distintas unidades en los lugares adecuados y a su vez hacer una valoración predictiva de la evolución del fuego para pedir si es necesario otros medios de extinción que se puedan necesitar, calculando los equipos necesarios lo más ajustado posible.

Todo lo comentado lo llevamos realizando unos y otros en el operativo de prevención de incendios forestales desde hace más de 25 años y podemos decir que el sistema es uno de los más eficaces existentes en la actualidad incluso a nivel mundial, si bien debido a la gran cantidad de masas forestales y a las inclemencias climáticas extremas, cada año estamos expuestos a posibles grandes incendios.

Por ello, un cambio de modelo como a veces se sugiere, no se entendería. Lo que sí es necesario, además de mejorar los medios de trabajo que he comentado, es ampliar las plantillas de funcionarios implicados en la gestión forestal y en la dirección de extinción, y sin duda ampliar la plantilla de APN, para poder afrontar dichas tareas de una manera más dedicada y especializada.

 

Quizás cuando más se habla de los Agentes para la Protección de la Naturaleza es durante la campaña de incendios, pero su trabajo abarca muchas áreas distintas durante todo el año. ¿Cuáles son estas tareas?

Las tareas de los Agentes Forestales y Medioambientales en general y de los APN de Aragón en particular son múltiples y abarcan un gran abanico de acciones siempre relacionadas con el medio natural y la conservación de la naturaleza, además unas tiene mayor incidencia en unas estaciones del año y otras en otras.

Participamos de forma directa en la gestión forestal, de la caza, de la pesca, de la biodiversidad, de la Red Natura 2000, de los espacios naturales protegidos, ..., lo cual implica un amplio conocimiento de los montes que tenemos a nuestro cargo y de las circunstancias que en cada uno se dan: planificación de infraestructuras forestales, censos de especies cinegéticas, control de determinadas especies piscícolas, seguimiento de especies catalogadas y protegidas mediante diferentes métodos, recogida de fauna herida o jóvenes del año perdidos o aturdidos que en muchos casos nos llegan por la colaboración ciudadana, control de la actividad micológica son algunos ejemplos. También participamos cuando se nos requiere en tareas de emergencias como este año cuando la borrasca Gloria o en casos de personas extraviadas en el medio natural, incluso en otras circunstancias como en los peores momentos del coronavirus para repartir materiales sanitarios a las residencias de mayores.

Sobre todo realizamos tareas de gestión, supervisión e inspección en todos esos campos, pero todos los Agentes de España tenemos reconocida la condición de Agentes de la Autoridad y por tanto de Policía medioambiental y en casos necesarios de infracciones podemos realizar el correspondiente boletín de denuncia.

Si bien una de las tareas más gratificantes es la educación ambiental, especialmente la dirigida a niños que venimos realizando históricamente a veces de la mano de colegios, de asociaciones o organizada directamente por determinados compañeros que son buenos comunicadores y divulgadores de los valores de la naturaleza aragonesa.


Imprimir   Correo electrónico

Articulos Relacionados