Cruz Roja presta servicio específico a los bajoaragoneses que no pueden salir de casa

Cinco trabajadoras y tres voluntarios de Cruz Roja están desde el martes prestando servicio a aquellos vecinos del Bajo Aragón que no pueden salir de casa por su avanzada edad, por estar enfermas o presentar alguna patología y que se encuentran solos y no tienen a nadie que les atienda durante el periodo de confinamiento ante el coronavirus.

La organización ha suspendido parte de los proyectos en los que trabaja habitualmente para enfocarse en ayudar a este tipo de personas.

La coordinadora de Cruz Roja en el Bajo Aragón, Noelia Andrés, explica que quienes necesiten estos servicios deben llamar al teléfono 978 832 700, en horario de 9:30 h. a 13:30 h.

Uno de los servicios que prestan es realizar compras de alimentos de primera necesidad y también de medicamentos. Desde la organización acuerdan un día y una hora a la que pasarán por su domicilio y previamente, el solicitante deberá dejar junto a la puerta (cerrada) una nota con lo que necesita y, en el caso de ser medicamentos, su tarjeta de la Seguridad Social. Los voluntarios realizan el servicio y dejan los productos junto a la misma puerta cerrada, de manera que nunca hay contacto entre ambos.

Esta semana han recibido donaciones de alimentos del Parador de Alcañiz, del colegio Juan Sobrarias y de la guardería Santo Ángel, ya que, debido a su cierre, no iban a poder consumirlos. Los han repartido todos entre familias necesitadas.

También se encargan de ir a por material médico a Centros de Salud y de transportar a estas personas a consultas médicas, teniendo en cuenta que debido a la situación actual se han priorizado las más urgentes.

Además, llaman por teléfono a los miles de usuarios que tienen en Andorra, Alcañiz y Teruel por si necesitan sus servicios y para recordarles las medidas que deben tomar durante el estado de alarma.

Desde Cruz Roja indican que es previsible que tengan que aumentar los servicios estos días porque a medida que avanza el confinamiento las provisiones de comida y medicamentos se terminan. Entre el martes y el jueves atendieron a una decena de personas. 


Imprimir   Correo electrónico

Articulos Relacionados