El misterio de la Trinidad

Palabras de Gloria

La Trinidad: no hay Dios sin tries.

 


Correo electrónico