Tony Middleton, una voz para encandilar

Por la parte izquierda del escenario, salió un hombre negro, mayor, apoyado en una gayata. Todos los espectadores sabían que era Tony Middleton, pero daba la impresión que andaba falto de fuerzas para un concierto. Se sentó en una silla en cuanto llegó al centro del escenario, como si las fuerzas las tuviera justas. Habló con voz lenta y grave en inglés. Enseguida comenzó a cantar y una espectadora dijo: “qué pasada”. Efectivamente con sus dos primeras palabras del tema de Billy Joel que interpretaba llenó todo el teatro y el hombre que parecía escaso de fuerzas, con su voz, se impuso a todos los espectadores. Tan solo un centenar de espectadores.

Cuando entre canciones hablaba, lo hacía con tal musicalidad, que daban ganas de aplaudirle.

Al final repitió “Yesterday” de Paul McCartney, saludó, agradeció, y cojitranco se fue por donde había venido. Los espectadores puestos en pie y aplaudiendo se quedaron con el regusto de su voz.


Imprimir   Correo electrónico