Detenidos por robos en Caspe

La Guardia Civil ha detenido a dos personas en Caspe por delitos de hurto y robo con fuerza en las cosas cometidos en ese municipio y en Gerona. Los agentes han intervenido muchos efectos de ilícita procedencia en el domicilio de ambos.

Desde la Guardia Civil indican que como resultado de las investigaciones que se llevan a cabo sobre la venta de productos en establecimientos de segunda mano, en prevención de la venta de efectos de ilícita procedencia, el pasado 11 de febrero tuvieron conocimiento de la existencia de un vecino de Caspe que se había interesado en días anteriores por el importe de una motosierra, ya que tenía intención de venderla como producto de segunda mano.

Tras las gestiones realizadas sobre este hecho los agentes localizaron al vecino en el casco urbano de la localidad cuando portaba una motosierra que, según manifestó, llevaba a reparar y era propiedad de un conocido que se encontraba trabajando en su domicilio.

Esto levantó las sospechas de los agentes, ya que dicho efecto tenía muy poco uso y estaba valorado en unos 1.000 euros, por lo que se desplazaron hasta la vivienda de esta persona para entrevistarse con el supuesto propietario de la motosierra, el cual no pudo acreditar su lícita procedencia.

Así que la Guardia Civil se desplazó hasta la vivienda de esta segunda persona donde se hallaron multitud de efectos y un ciclomotor sobre los que tampoco se pudo acreditar la procedencia de los mismos, verificando en ese momento que el citado ciclomotor había sido sustraído y denunciado tal ilícito en Caspe en enero del pasado año.

Por ello, por delito de hurto, fueron detenidos los dos moradores del inmueble. Los agentes procedieron a la aprehensión de los efectos, entre los que se hallaban taladros, radiales, una hidrolavadora, motosierras y otras herramientas, cuya valoración total ascendía a más de 20.000 euros.

Una vez en dependencias oficiales los agentes verificaron que la motosierra que se trataba de vender procedía de un robo con fuerza en las cosas en una empresa de Gerona cometido en el año 2019, por lo que se les imputó a los detenidos este ilícito penal.

Ambas personas, dos varones de 48 y 58 años y nacionalidad marroquí, quedaron a disposición judicial el pasado 12 de febrero.

La Guardia Civil continúa con la investigación para comprobar la procedencia del resto de efectos intervenidos los cuales se encuentran depositados en el Acuartelamiento de Caspe.


Imprimir   Correo electrónico

Articulos Relacionados