El SEPRONA de Caspe investiga al propietario de un perro por maltrato animal

El SEPRONA de la Guardia Civil de Caspe ha investigado al propietario de un perro por presunto delito de maltrato animal, tras ser localizado en la calle “en un estado deplorable, con heridas infectadas y falta de nutrición”.

Según ha informado la Guardia Civil, “el día 29 de octubre se interpuso una denuncia ante el SEPRONA de Caspe por parte de una persona que comunicaba que en diciembre del pasado año realizó un contrato de adopción de un can que era de su propiedad a un vecino de Zaragoza, el cual tal se iba a hacer cargo de este perro de raza Dogo de Burdeos. Igualmente informaba en su denuncia que la tarde del pasado 28 de octubre recibió un mensaje en su teléfono móvil de una asociación de animales informándole que habían
localizado a su mascota. Tras ver dicho mensaje el denunciante llamó a la asociación y le comentaron que su can había sido localizado por un vecino de Utebo y presentaba una herida abierta en una de sus patas, su apsecto era descuidado y tenía unos bultos en el cuerpo. A pesar de que dicho perro ya no era de su propiedad, este señor se trasladó a la asociación y se hizo cargo del mismo, llevándolo a un veterinario para hacerle una exploración y tratarle de las heridas que presentaba, confirmándose que el animal presentaba heridas ulceradas e infectadas que comprometían la viabilidad de una de sus patas e incluso su vida por la infección existente.

Además se observaban gran número de nódulos repartidos por todo el cuerpo que precisaron la extirpación de dos de ellos mediante sedación y fueron enviados a laboratorio para su análisis. A todo ello se sumaba la falta de nutrición del perro y un aspecto general deplorable”.

Con toda la información aportada por el denunciante, el SEPRONA inició una investigación en la que se pudo determinar que la persona que había adoptado el animal no cambió la titularidad del microchip que presentaba el perro. Tras ponerse en contacto con la familia adoptiva ésta comunicó
que el can había desaparecido de casa hacía unos 15 días pero, a pesar de ello, no lo comunicaron a ningún organismo ni presentaron denuncia por dichos hechos, despreocupándose de la situación en la que pudiera hallarse su perro.

Tras tomar declaración al propietario actual del perro, el SEPRONA procedió a investigar, el sábado 14 de noviembre, a este vecino de Zaragoza por un presunto delito de maltrato animal.

A pesar de la asistencia veterinaria y tratamientos realizados, este Dogo de Burdeos tuvo que ser sacrificado debido a la patología y heridas que presentaba.


Imprimir   Correo electrónico

Articulos Relacionados