La Guardia Civil de Caspe desmantela una macroplantación de marihuana

La Policía Judicial y efectivos de seguridad ciudadana de la Guardia Civil de Cape, así como la Unidad Orgánica de Policía Judicial y de seguridad ciudadana de la Comandancia de Zaragoza desarrollan una operación, que sigue abierta, en la que han desmantelado una macroplantación de marihuana al aire libre en Mequinenza.

Hay cuatro detenidos, de nacionalidad albanesa, ingresaron en el centro penitenciario de Zuera, tras quedar a disposición judicial del Juzgado de primera instancia e instrucción único de Caspe, el pasado 28 de agosto.

El lugar en el que, presuntamente, cultivaban la droga contaba con un avanzado sistema de riego con balsas, placas solares, además de varios puestos de vigilancia.

Los detenidos, de entre 23 y 28 años, vivían en el terreno donde cultivabarían 2.656 plantas de esta droga.

Se les atribuyen delitos contra la salud pública, por cultivo y elaboración de droga, y pertenencia a grupo organizado.

La investigación se inició en el mes de mayo ante la existencia de una finca donde podría estar cultivándose marihuana. Como resultado de las diligencias, la Guardia Civil ha localizado la zona de plantación, tratándose de cuatro bancales contiguos con una superficie aproximada de 4.600 metros cuadrados, difícil de detectar por la vegetación existente en los alrededores.

Para el cultivo de las plantas, los traficantes talaron multitud de árboles y construyeron dos balsas de riego. También contaban con una avanzada instalación de placas solares, ocultas entre la vegetación, para dar electricidad a las tiendas de campaña de grandes dimensiones en las que se alojaban.

Contaban con una zona de cocina -incluso con nevera y horno-, otra de dormitorio, además de construir un invernadero para el proceso de secado de la marihuana.

En el perímetro de la zona de plantación los agentes localizaron diferentes puestos de vigilancia, camuflados entre la maleza, y con colchones en su interior, desde donde se visualizaban todos los accesos posibles a la finca.

Durante uno de los dispositivos de vigilancia, varios hombres llegaron a increpar con una actitud agresiva a los guardias civiles desplegados allí, momento en el que fueron detenidos.

Los autores, que se comunicaban por transmisiones desde los diferentes puestos de vigilancia, opusieron una fuerte resistencia durante las detenciones. Se trata de cuatro hombres, de edades comprendidas entre los 23 y los 28 años.

Tras estas detenciones, la Guardia Civil ha llevado a cabo un registro en la finca donde contaban con un total de 2.656 plantas en diferentes estados de crecimiento, 10 placas solares, básculas para el pesaje de la sustancia, más de un kilogramo de cogollos de marihuana, plantas en proceso de secado y diversa documentación que está siendo analizada por los investigadores.


Imprimir   Correo electrónico

Articulos Relacionados