Sanitarios denuncian la precariedad de sus vehículos tras sufrir un accidente en Alcañiz

Una médico y una enfermera del Centro de Salud de Alcañiz regresaban el pasado viernes tras realizar una atención domiciliaria en Castelserás. Conducían el coche del trabajo, un Peugeot 206 y, encontrándose entre ambas localidades, de repente, se desprendieron grandes rocas de un talud y cayeron a la vía. La roca más grande fue a parar justo delante del vehículo, resultando imposible frenar a tiempo para evitar el choque frontal que destrozó el coche.

Los airbags saltaron y las ocupantes resultaron heridas de levedad, siendo atendidas en el hospital de Alcañiz.

Desde el Centro de Salud de Alcañiz denuncian que sus vehículos no son apropiados para el trabajo que desempeñan, ya que no garantizan su seguridad durante los desplazamientos a otras poblaciones bajoaragonesas. Además de considerarlos pequeños para todo el material necesario que deben transportar.

En el caso del accidente del viernes, añaden desde el centro que se deberían haber revisado exhaustivamente las zonas con riesgo de desprendimientos debido al temporal de nieve y agua, ya que el tramo donde se encontraba el talud que se desprendió ni siquiera estaba señalizada.


Imprimir   Correo electrónico

Articulos Relacionados