Súper cultivo de marihuana en Caspe

Un total de 2.437 plantas de marihuana esperaban su ilícito destino en una finca de Caspe hasta que la Guardia Civil la localizó el pasado 4 de junio y detuvo al presunto responsable, un holandés de 52 años, al que se le imputan delitos contra la salud pública por cultivo o elaboración y tráfico de drogas y el cual quedó a disposición judicial al día siguiente de su detención.

Se trata de la mayor incautación de marihuana en el Bajo Aragón en los últimos diez años.

La operación, desarrollada por el Equipo Roca de la Guardia Civil de Caspe y denominada GARTNER, comenzó a finales de mayo, cuando se tuvo constancia de que en una finca caspolina podría estar cultivándose marihuana y vendiéndose esquejes de la planta.

Los agentes dieron con el holandés, morador de la vivienda ubicada en la finca, la cual registraron y encontraron un invernadero con 1.451 plantas en diferentes estados de crecimiento. Tenían iluminación permanente y se abastecían de agua tomada, mediante bombas eléctricas, del río Guadalope, cercano al terreno.

También encontraron muchos utensilios para su cultivo.

En la vivienda había planteros con casi 1.000 plantas de esta sustancia, varias bolsas de plástico de que contenían un total de 14.323 gr de cogollos de marihuana, dos básculas de precisión, una picadora de cogollos de gran tamaño y múltiples efectos para la venta y distribución del cannabis.


Imprimir   Correo electrónico

Articulos Relacionados