Una de cal y otra de arena, junto al castillo de Caspe

Mientras el Ayuntamiento de Caspe adecentaba el acceso al castillo del Compromiso, los vándalos se dedicaban a fastidiar el entorno.

Las obras de mejora han consistido en la mejora de las escaleras de acceso al castillo, se han lijado y pintado, una acción más, indican desde el consistorio, para sanear y mejorar el aspecto de diferentes rincones del municipio.

Los actos vandálicos han afectado a las luminarias del patio de armas, recientemente remodelado y ya han sido reparadas por la brigada municipal.

El Ayuntamiento recuerdan que los comportamientos incívicos cuestan más de 60.000 euros al año al Ayuntamiento de Caspe y “pueden ser sancionados con multas, si se logra localizar a los infractores, pero es necesaria la colaboración y la concienciación de todos los ciudadanos para acabar con unas acciones que afectan a la imagen y a la economía de nuestra ciudad”.


Imprimir   Correo electrónico

Articulos Relacionados