Los de la experiencia en la base aérea.

Los alumnos de la Universidad de la Experiencia de Alcañiz no paran. Ayer se fueron hasta la base militar de Zaragoza donde pudieron montarse en las tripas de un Hércules, avión de transporte, ver lo apretujado que se pasan las horas en un F-18, avión de ataque, o conocer datos como que un F-18 en una hora de vuelo puede acabar con 5.000 litros de queroseno yendo a 2.200 kilómetros por hora. Por la tarde visitaron las instalaciones de la Academia General Militar. Estas actividades se enmarcan en el curso sobre “Cultura de Defensa” que imparte en Alcañiz el militar retirado Patricio Mandiá.


Imprimir   Correo electrónico

Articulos Relacionados