Opiniones

Napoleón

Hace unas semanas se estrenó “Napoleón”, del director norteamericano Ridley Scott. Aparte de algunas inexactitudes históricas y de que el protagonista, Joaquim Phoenix, parece Dorian Gray pues no cambia con la edad -prácticamente, aparece igual con 24 años que cuando muere a los 51 en la isla de Santa Elena- la película se deja ver y las escenas de batallas resultan impresionantes.

¿Fue Napoleón Bonaparte un héroe o un villano? Comenzó, en su juventud, defendiendo la república surgida de la Revolución Francesa y acabó enterrándola. Tras un golpe de estado, fue acumulando poder hasta autocoronarse emperador. Dictador de indudable genio militar difundió por Europa las ideas revolucionarias pero sumió al continente en una guerra total que causó tres millones de bajas militares, sin contar las víctimas civiles. En España, el total pudo alcanzar los 700.000 muertos. A ello hay que añadir la devastación de pueblos y ciudades con consecuencias materiales y económicas desastrosas. Las desolaciones y requisas para el abasto de las tropas combatientes y de los guerrilleros arruinaron la producción agraria y ganadera y las industrias derivadas. Los estragos se debieron no sólo a los franceses. También los supuestos “aliados” británicos demolieron y bombardearon numerosas fábricas para eliminar cualquier posible competencia con Inglaterra.

Los franceses, asimismo, ocasionaron graves daños al tesoro histórico-artístico español.

Rapiñaron todo cuanto pudieron y cuando abandonaban un lugar, producían abundantes destrozos para indicar a los regimientos que llegaren después que siguiesen adelante pues ya no quedaba nada que saquear. La Guerra de la Independencia, la desamortización de Mendizábal de 1837 que provocó el abandono y consecuente deterioro y despojo de muchos edificios religiosos y la Guerra Civil, con el furor anticatólico e iconoclasta del Frente Popular, destruyeron una gran parte de nuestro patrimonio. Detrimento que se prolonga hasta hoy por la desidia de los encargados de conservarlo.

Alcañiz no se vio libre de la barbarie napoleónica. El 29 de mayo de 1809, en las cercanías de Pueyos, los españoles derrotaron a los soldados imperiales. Rehechos estos, tomaron la ciudad y la sometieron a un feroz pillaje como venganza. Junto al santuario, en el primer centenario, se levantó un obelisco en memoria de la batalla y se colocó una placa conmemorativa en la fachada de la lonja.

En el segundo centenario, se hubiera podido poner otra y restaurar la parte fracturada del monolito; pero no se hizo nada. Por esta victoria, se creó el 14 de mayo de 1815 una condecoración en forma de cruz que recoge la jota de Alcañiz: “Santa María, la lonja, / la casa consistorial, / la cruz de Alcañiz, la Estanca / y el gozo del olivar”. Cuidemos y mimemos lo nuestro y no lo dejemos perder.

Otros artículos de opinión

Image