Opiniones

Opiniones

Rubén Pascual. Estamos de mudanza

{audio}mp3/00_2.MP3{/audio}

Cuando se vive en una casa cuyas estructuras y cimentaciones son defectuosas y amenazan con ruina y peligro de quedarnos sepultados debajo o que nos salpiquen los cascotes, lo más sabio es construir otra casa, mucho más perfecta, de agradables formas, donde de gusto estar en casa.
Tal es la imagen del estado social y el sistema mundial económico. La imagen del fermento humano de los últimos milenios ha llegado al límite. Todos podemos ver la inmensa cantidad de corrupción en los estados, en la política, en lo militar, en los hogares, en  las casas reales, el vaticano y todo el enorme acaparamiento que tienen en los medios de comunicación, maestros de la ilusión, pero ante todo, la adoración al dinero tan desmesurada  que hay, y la escasez, carencia,  violencia y profunda injusticia que sufre gran parte de la población mundial. Si hablamos de la destrucción de nuestro hogar, os puedo decir que Tierra no hay más que una, y un planeta tan bonito, lleno de vida y de posibilidades para vivir con dignidad sobre la madre es algo que deberíamos agradecer todos los días. Pero su diversidad biológica está siendo destruida, su pureza, su esplendor. Una pregunta: ¿Dónde te sientes bien? ¿A que en el campo se está de maravilla? Uno va allí a desintoxicarse del tóxico de estos tiempos. ¿Aprenderemos a vivir en armonía entre nosotros y con la naturaleza viéndola desde el corazón? Yo creo que sí, pero el camino de retorno es largo, tan largo como queramos que sea. Puede ser cuestión de un momento en el que tengamos la oportunidad de crear una nueva manera de entender a la sociedad humana, de crear un nuevo orden en armonía con todo lo que vive. Estamos hablando de respeto señores.
Dicen que quieren prohibir todas las plantas medicinales en Europa. Que sólo las farmacéuticas tengan el poder de comercializarlas y sintetizarlas y artificializarlas y, y, y…Es una ley que quieren poner en vigor. Control total de la medicina natural y control total de la enfermedad: ¡Vacunaciones masivas! ¡Fármacos a tutiplén! ¡Quien da más! ¡De vez en cuando inventamos pandemias! ¡También envenenamos las aguas! ¡Y el aire! Ja, Ja, Ja, ¡Viva el mal! ¡Viva el capital!
Respira, respira y tomate una infusión de tomillo y respira el aire puro que nuestra madre tierra nos da. Buen sol que nos da la energía. Al final tendremos una bonita casa, un nuevo hogar.


José María Martínez. Siervos o ciudadanos

{audio}mp3/00_2.MP3{/audio}

Me decepciona mucho que soportemos sin pestañear que sean los mercados los que nos digan cómo tenemos que vivir. Porque estamos hablando de mercados, como algo abstracto, pero en realidad son los mercaderes, los que tienen la pasta, personas de carne y hueso, los que nos fuerzan a hacer cosas. Pero esos mercaderes no han sido elegidos por nadie. Sus intereses no son los nuestros. Nos obligan a traición, porque tienen en su poder el dinero.

Estamos en la vorágine de cambios políticos, sociales y laborales que son implementados por los gobiernos de turno, pero no lo hacen voluntariamente, sino que son puestos de rodillas y obligados a realizar reformas que la ciudadanía no queremos. Grecia, Irlanda, Portugal, España, etc… han modificado sus leyes al gusto de los dueños de la pasta.

Siendo esto grave, porque es sin duda quitarnos la libertad, es mucho más grave que los gobiernos y los partidos mayoritarios lo vean como normal, y no se atisba en el horizonte ni un ápice de rebeldía, ni un ápice de dignidad. Los que tienen el dinero nos están convirtiendo en siervos, y lo aceptamos como inevitable, como natural, como normal. Los gobiernos asumen que debe ser así, y punto. Los gobiernos de Europa son capitalistas.

Pero no puede ser. Esta no es la tierra prometida, esta no es la Europa anunciada, este no es el mundo al que queríamos dirigirnos. Y además, no es inevitable. Se pueden hacer las cosas de otra manera. No queremos órdenes de nadie, pero mucho menos si ni siquiera han sido elegidos por nosotros.

La situación actual tiene un origen. Esto tiene un antecedente. Hay que saber por qué. Cuando protestábamos porque la Unión Europea ponía al mercado en su Constitución como uno de los objetivos esenciales, estábamos diciendo que no queríamos que fuera el mercado (léase el dominio de los mercaderes) uno de los objetivos de la Unión Europea. Cuando en su artículo 3.2 la Constitución decía que sus objetivos eran “un espacio de libertad, seguridad y justicia sin fronteras interiores y un mercado interior en el la competencia sea libre y no esté falseada”, se estaba claudicando ante esos mercaderes, y se estaba poniendo al mismo nivel la libertad, la seguridad, la justicia y el mercado.

El mercado puede ser como mucho un medio, un indicativo, un instrumento del que nos valemos para saber la mayor o menor aceptación de un producto u otro, de un servicio u otro, pero jamás un objetivo de la Unión Europea. Eso es aceptar el capitalismo puro y duro como un axioma central. Es poner a la ciudadanía al servicio del capital. Eso era lo que se nos planteaba, enmascarado, cuando nos proponían la aprobación de la Constitución Europea, cuya continuación ha sido el Tratado de Lisboa.

Y el capital no tiene patria, no tiene sentimientos, no tiene moral. El capital va a su exclusivo beneficio. Y si para conseguir que los mercaderes tengan el máximo beneficio hacen falta guerras, guerras habrá. Y si para ello hace falta muerte, muerte habrá. Lo enmascararán con las armas de destrucción masiva, con el peligro nuclear de Irán, con el islamismo radical de Al Qaeda o con cualquier otra excusa. Cuando los que mandan tienen un objetivo simple y amoral, como es el máximo beneficio, todo es posible.

La ciudadanía nos debemos expresar, mediante manifestaciones, votaciones, firmas o cualquiera otra fórmula posible si estamos dispuestos a coger el futuro en nuestras manos, o vamos, de aquí en adelante, a vivir arrodillados. Es preciso que las distintas opciones políticas, sindicales y sociales digamos claramente si estamos resignados o vamos a pelear por un futuro en libertad. Debemos decidir si queremos ser siervos o ciudadanos.

Nosotros somos partidarios de enviar un mensaje de rebeldía a los mercaderes. Un mensaje que diga que nuestra libertad, que nuestra vida, deben estar por encima, deben ser prioritarias muy por delante de sus intereses económicos. Pero para que el mensaje sea efectivo, para que sea escuchado, tendremos que ser muchos más.

Marisol Guerrero. ¿Por qué a los gamberros les gustan las paredes limpias?

{audio}mp3/00_2.MP3{/audio}

Había una vez una pared gris,  rugosa con dos puertas metálicas y unas rejas descoloridas en un chaflán de una calle.

Llegaron unos trabajadores, se pusieron a trabajar y dejaron una fachada bien bonita, una puerta con una reja blanca, una pared suave pintada de azul aragonés, unas rejas negras que hacían un contraste elegante en el entorno.

 

José Miguel Celma. Por un puñado de euros

{audio}mp3/13_2.MP3{/audio}



Por un puñado de euros ha cambiado el puesto nuestra exvicepresidenta De la Vega. No cabe la menor duda de que, como dijo la ministra Pajín, hoy por hoy se vive mejor que en el 2004. Sólo hace falta preguntárselo a ella o a la anteriormente mencionada. La mayoría de los españoles nos tenemos que seguir haciendo agujeros en el cinturón, para que cualquiera de estas dos señoras sigan cobrando minúsculas pagas además de pequeñas indemnizaciones.
La primera cobra alrededor de 83.000 euros del ala más una pequeña ayuda de 58.000 euros por haber sido destituida del cargo. La segunda, sumando sus cargas y cargos, aproximadamente unos 24.000 euros al mes, todo esto en un estado de crisis acuciante donde los recortes salariales están a la orden del día, que mal que bien al que le recortan el salario es que tiene un sueldo. Todo esto aderezado por una política de desilusión, melancolía y, sobre todo, de desvío de la opinión pública. Ahora sólo hace falta que cambien los horarios de los partidos de fútbol para terminar de difuminar cualquier tipo de evidencia, como para los comicios catalanes.
¿Qué se le puede estar pasando por la cabeza a una persona que se le esté acabando el tiempo de percepción de un subsidio de desempleo, o acabe de perder un trabajo de mileurista, o haya terminado por suerte una carrera, a la cual no le haya afectado el plan Bolonia y sus padres puedan respirar económicamente hablando, aunque no haya trabajo para incorporase a su comienzo de vida laboral?
Todo son ventajas en Zplandia, sobre todo para algunas.

José Sodric. La crisis afecta de manera especial a la agricultura

{audio}mp3/00_2.MP3{/audio}
La crisis afecta a todos, pero siempre hay sectores que sufren más que otros, por su singularidad y peculiaridad, en España uno de los sectores que peor están por la crisis es el sector de la construcción, por su particular incidencia en otros sectores, pues de esta actividad dependen muchas fabricas de productos, como los cementos, el hierro, las arcillas, los electrodomésticos, sanitarios etc., sin por ello dejar de afectar esta crisis a otros muchos sectores, del que no se salva la agricultura y la ganadería, por motivos similares a los de la construcción, pues de este sector tan bien dependen muchos otros sectores, como las fábricas de tractores y cosechadoras o cualquier otro apero de labranza o recolección, así como talleres de reparación, venta de abonos y fertilizantes, o empresas de venta del producto que del campo y la ganadería salen, ya que como la crisis afecta a todos los ciudadanos, estos dejan de consumir todo aquello que no es muy necesario o imprescindible, con el consiguiente perjuicio para las frutas por ejemplo o el aceite de oliva, productos estos de muy especial incidencia en nuestra tierra del Bajo Aragón.

Es ya sabido por el sector de la fruta que este año ha sido muy malo en cuanto a precios del Melocotón de Calanda, o la bajada de precios que hubo en la campaña de cereales, por el bajo consumo de este producto por la bajada de la cabaña ganadera, ya que tan bien este sector ha bajado en consumo, en cuanto a las perspectivas del aceite para esta campaña de 2010, no se espera nada bueno en cuanto a precios, a lo que se sumará una campaña no muy buena en Kg.

Pero este sector el agrario y ganadero, a pesar de la crisis ha de seguir invirtiendo y gastando, pues la campaña pasa pero el año sigue y sigue el año que viene, o tienes que abandonar, pero ¿a donde vas si todo esta mal?

Soluciones no hay, o sigues adelante o abandonas, pero la mayoría de los agricultores y ganaderos, quiere seguir en defensa de su pequeña empresa, lo que les lleva a una disminución de sus posibilidades año tras año, hasta que esto explote y se vaya todo al garete y hacer puñetas, pues la paciencia tiene un límite y algún día se abandonara el campo y el medio rural será una autentica ruina, de la que se hablará en le futuro como de una profesión que hubo en el pasado que hacia comida para la humanidad.

Que pena de país, de sociedad, de dirigentes, incluso de pueblo llano, que esta tan plano que todos le pisan aplastándolo como si de un caracol se tratara y no dice nada, lo dicho que pena de país y cuanto tenemos que aprender de otros.

Dafne Fortea. Solidaridad y Nacionalismo en Cataluña

{audio}mp3/00_2.MP3{/audio}

En plena campaña electoral catalana, se reabren los debates de siempre, en un momento en que todos los partidos intentan arrancar votos. Los partidos nacionalistas, con más o menos atino, reinciden en destacar la excesiva solidaridad catalana con el resto de España. Argumento que en tiempos de crisis como los actuales puede resultar de fácil rédito electoral.  El cartel de Joan Laporta, líder de Solidaritat Catalana, lleva el lema “Hola independencia. Adiós expolio fiscal”, refiriéndose a los impuestos que pagan los Catalanes al Estado Español. Laporta ha iniciado su campaña en el Baix Llobregat, una zona de gran inmigración. Su campaña se dirige a todos los catalanes, “hayan nacido donde hayan nacido y hablen la lengua que hablen”. El nacionalismo de Laporta es sumamente interesante porque no necesita escusas de identidad, sentimiento o lengua, es sencillamente neoliberalismo.
Mientras los partidos nacionalistas centran sus campañas en el sentido del odio y de la queja, otros partidos, como el Partido Socialista de Cataluña, han decidido orientarlas en el camino del placer, un placer efectivo, que crea un discurso positivo. En el vídeo de las juventudes socialistas para el PSC una mujer tiene un orgasmo al depositar su voto en la urna. El discurso del PSC sin embargo, no se implica y no entra en los debates que reclama una compleja y multicultural Cataluña.

 

Teresa Ros. El mensaje radical

{audio}mp3/00_2.MP3{/audio}

Estos días ha caído en mis manos un texto de Antxón Sarasqueta titulado “El mensaje liberal frente al mensaje radical” fechado en los primeros meses de 2007 que cobra plena actualidad. Sarasqueta dice que “hacer y decir una cosa y la contraria, forman parte del discurso radical” y que el mensaje radical carece de sentido lógico, lanza mensajes sin sentido, pero con intención (mientras leo esto vienen a mi mente memorables frases de nuestro presidente del gobierno y algunos de sus ministros). Hacer que los buenos se sientan malos es otro de los objetivos del mensaje radical, dice este escritor, periodista y consultor: “el discurso radical trata de llevar al ánimo de la gente sentimientos de complejo y de culpa por creer y defender los valores y las leyes en los que se asienta la libertad y la propia civilización occidental. Saben que una sociedad moral e intelectualmente debilitada es manipulable para un poder de signo intervencionista y totalitario” (la imagen de Zapatero acude más nítidamente a mi cabeza, ¡qué horror!). Sigo leyendo que el mensaje radical desprecia la evidencia científica, que para el mensaje radical las reglas del juego no existen, puesto que cumplir unas reglas implica un freno inasumible para quien ha decidido jugar al “todo vale” o conseguir las cosas “como sea” (como me suena esta expresión a PSOE y a la situación política actual). “En el mensaje radical tiene más valor lo que se oculta que lo que se dice, porque lo que se dice siempre está diseñado para ocultar, engañar, introducir una cortina de humo” (esto ya es el PSOE actual en su más pura esencia, ¿no les parece?). Termina el texto diciendo que la transparencia es la mejor arma del mensaje liberal, y que forma parte del mensaje radical el atribuir al otro lo que se quiere ocultar de uno mismo: el que se niega a hacerse responsable de sus actos siempre apunta a la responsabilidad ajena, (y yo sigo viendo a Zapatero y su equipo como máximos exponentes de ese mensaje radical). Hay miles de ejemplos. Escuchen lo que viene diciendo desde hace años el presidente del gobierno y compárenlo con la realidad. Creo que no hace falta que yo añada nada más. Desde luego a mí no me engañan.

Otros artículos de opinión

Image