Dame eutanasia que quiero morir

Tras el dame vacuna que quiero vivir, de Raúl Pérez en Late Motiv, a ritmo de, dame veneno que quiero morir, que antes prefiero la muerte, que vivir contigo, ahora llega, dame eutanasia, que viene a ser un eufemismo de lo mismo, habilitar para robar y matar. Un jacarandoso tertuliano de tarde lo que tarde, espetaba que era un derecho, quien no la quisiera que no la pidiera, que no se obligaba a nadie a inmolarse, como no se obligaba a nadie a abortar o a divorciarse. Se le calentó la boca, claro. Claro que se obliga a divorciarse, se llama divorcio contencioso, y es para robar a capricho, y peor que matar a quienes no roban ni agreden, ni poco, ni mucho ni nada. Y lo de abortar, ay, también se obliga, maleducando y endemoniando, naturalmente, después de imbecilizar, como para proclamar que no se quiere saber nada de a quienes se roba y contra quienes se atenta, los padres, no esas a quienes llaman madres, erróneamente. Lo que da pie para que Miguel Durán, con donaire, alegría y desenvoltura, largue que los abogados excitan la creatividad de las jueces, a tres mil euros la excitación, y sin que suponga dejar de robar hijas y patrimonio, claro, y entregarles a quienes pidan abortos, divorcios, eutanasias, y no sean capaces de fabricar locomotoras; qué digo, que no sean más que capaces de "cuidar" de hijas, como para garantizar fracaso escolar, vicios y mal genio; dejémoslo ahí. Y de cuidar ancestros, esto es, si otro está más capacitado para procurar esos cuidados, empezando por no tener antecedentes de robos y abusos, alegar que eso es cosas de mujeres, pero alegar amenazando, en clara disposición para agredir, por sí, o no diciendo no es no a delincuentes, del tipo abogado, jueza, letrados de la administración de justicia, y asimilados con ramificaciones entre la población no funcionarializada. Y oiga, cuando no haya ofrecido garantías en la administración de algún tipo de vacuna, esgrima estadística, a lo Tezanos, diciendo algo del tipo: la mortalidad causada por la inoculación de AstraZeneca Oxford, es inferior a la causada por otras vacunaciones y hasta tratamientos. No evidencie que no realiza los análisis precisos, y posibles, para que ni un sólo caso de riesgo de muerte por vacunación de AstraZeneca o cualquier otro tratamiento médico, desemboque en homicidio imprudente por negligencia o culpa, o asesinato, por dolo. ¡Ay señor, como me acuerdo de aquel prohombre titán, que ante los robos en su jurisdicción, indicaba a la justicia que procurara que los autores no volvieran a robar, andando, como Miguel Durán, que está pidiendo a gritos, no digamos que le partan las piernas, pero que si le pasa, y dios no lo quiera, estamos en condiciones de ofrecerle una amplia gama de sillas de ruedas que excitarán su creatividad, en justa correspondencia con la imaginación que activa en sus semejantes, ya que llevan incorporados mecanismos, que como todo lo confidencial, se debe "Quemar después de leer".


Imprimir   Correo electrónico

Otros artículos de opinión