El emergente microorganismo menguante

Si al menos una autoridad roba y maltrata, sin que se le detenga, estamos en una dictadura. Poco importa que el país tenga elecciones periódicas, en las que vote la mayoría de la población, o los afiliados del partido único. Tanto da que haya un jefe del Estado plenipotenciario o un presidente del gobierno, si conocidos los robos y secuestros, por algún miembro de la administración de la que es cúspide, no se les pone fin. Es una dictadura, y una dictadura ladrona y genocida. Claro que se han descrito como dictaduras, periodos en los que los robos y abusos no se produjeron. Mientras que en las llamadas democracias avanzadas, cientos de miles de sus integrantes, roban y usan la violencia impunemente. Si un creador de contenidos en las redes, muestra lo que sea, pues procede mostrar lo que lo desmienta, pero entre miembros de una no dictadura, no se insta a la fiscalía, ni a la policía, ni a nadie, a robarle, agredirle o restringir sus derechos humanos fundamentales o cualquier otro que no suponga robar o atentar contra la integridad física o patrimonial, no robada. La acción de las mujeres y hombres, que no pertenecen al género sostenible, causan extinción de cien veces más especies, a las que lo harían si no existieran. Han reducido poblaciones de fauna salvaje en un 97%. Y con sus desmanes contaminantes y el consiguiente calentamiento global, hacen que hasta los ratones de Doñana, sean visiblemente más pequeños que hace 40 años. Adaptarse supone achicarse. Y claro, cuando hasta los hongos desaparecen, hace que los microbios se digan, -hasta aquí hemos llegado- Y han encontrado unos aliados muy poderosos, entre quienes no son seres vivos, los virus.

Una alternativa.

La mitad de la población.

Para que mujeres copen los libros de ciencia, investigación, inventos, música y de todo, basta con que dediquen a ello sus vidas, interactuando con mujeres que, dominando el conocimiento conocido, estén en disposición de innovar y descubrir. Porque si se lían en compaginar acaparando funciones rutinarias simplonas, incluso negligentemente, solo desembocarán en enredar y ansiar, sin méritos ni capacidad. Bien sencillo, si lo que llaman los hombre, aparecen por todos lados, lo que tienen que hacer, es lo mismo, dedicar su tiempo a trabajar y evolucionar en las especialidades, dejando las atenciones domésticas y familiares, en manos de los que llaman hombres, lo que sin duda no les resultará difícil, del mismo modo que ellas se han amagado para vivir a costa de ellos, ellos se volverán mantenidos, de mil amores. El problema gordiano es que, ellas, si consiguen algo, por lo general es auspiciadas por otros. Y una vez agarrado, no admiten familia que no sea con quien dispone de menos tiempo para la familia y la vida doméstica que ellas. Por tanto, el afán de notoriedad fruto del estudio y la dedicación completa, es incompatible con todo ese tiempo que se necesita para vivir, fortaleciendo las facultades que lo permita. A saber: hacer acopio de alimentos, prepararlos, tener la casa limpia, atender a la descendencia, tener la ropa límpia y estimuladora de la creatividad y el esfuerzo, y todas aquellas que contribuyen a que otra persona despliegue todo su potencial dirigida a la eminencia, incluído que se les reconozca y refleje en los anales de la historia. Por lo tanto el feminismo, la perspectiva de género, la igualdad de colócame y robar, y similares charlatanerías, mientras no haya hombres, la mitad de la población, cuidadores, padres y amos de casa, solo desembocará en sembrar el caos, y robar, básicamente.

Pegasus

Pegasus es un malware, spyware (software invasor y dañino, diseñado por NSO group) que se instala sin tu permiso y permite acceder a la información (agenda, registro de llamadas y mensajes, búsquedas en internet, contenidos subidos a redes sociales u otras plataformas, escanear, geolocalizar...) contenida en los dispositivos móviles o cualquier soporte electrónico, y utilizar sus componentes como cámara, micrófono, o cualquier otro. Empresas de Francia, Paises Bajos y Suecia han suministrado este tipo de aplicaciones a China, para la limpieza étnica. Italia y Alemania han suministrado a otros países (11 de dudoso respeto a los derechos humanos). De Israel, lo han hecho a Marruecos. Víctimas con informaciones sensibles han optado por destruír el dispositivo y cerrar sus cuentas de Whatsapp, redes sociales y correo electrónico. Y dado que el malware, una vez detecta la vía de acceso, no sólo permite inmiscuirse en un dispositivo, sino en todos los que tienen una misma arquitectura electrónica, y todos los que usan las mismas aplicaciones, la solución es prescindir de esa vulnerabilidad, y realizar sus funciones, con sus contactos, por medios seguros, aquellos que no pueden ser pirateados. ¿No quieres que te roben en alta mar el oro en el siglo XV? No lo robes y traslades en carabelas cruzando el Atlántico. ¿No quieres que asalten buques pesqueros en el siglo XX? Pues, guardaespaldas acorazados. En fin superioridad númerica y de fuerza armamentística, que disuada o destruya.
A partir de los datos filtrados y sus investigaciones, Forbidden Stories y los medios de comunicación asociados identificaron posibles clientes de NSO en 11 países: Arabia Saudí, Azerbaiyán, Bahréin, EAU, Hungría, India, Kazajistán, Marruecos, México, Ruanda y Togo.

Ley de memoria democrática.

El martes 20 de julio de 2021, se lleva al consejo de ministros, esta ley, que impulsó el equipo liderado por Carmen Calvo, y que dejó en manos de su sustituto, Félix Bolaños, tras la remodelación del gobierno de 13 de julio de 2021, revisa y modifica la de memoria histórica, y encuentra la alternativa de la de concordia, que ofrece la oposición política. Llegará al Congreso no antes de septiembre de 2021, para su tramitación parlamentaria.
Pretende fortalecer la memoria, por aquello de no repetir los mismos errores que desemboquen en los mismos robos de personas y cosas, y sus consiguientes tragedias con asesinatos y muertes colaterales. Quienes se reunen para sentenciar un divorcio contencioso para robar hijas y patrimonio hasta comer todo el capital, saben de sobra lo que hacen, y que no les detendrán, al menos funcionarias, que tienen atención selectiva a determinados miembros de bufetes, a conveniencia, y no atienden a verdades probadas de robos y secuestros. Sus molleras funcionan así, aunque no lo describiera Ramón y Cajal.
También hacer justicia, o sea, que no se roben personas ni cosas, ni se use la violencia, por abuso de autoridad o delincuencia común, a menudo, íntimamente entrelazadas. Lo que incluye anular sentencias y condenas realizadas por autoridades durante la dictadura franquista, sin las mínimas garantías de que no se roba ni agrede. Lo que no incluye que se sigan perpetrando en la actualidad, y sin que se ofrezcan medidas posibles para erradicar esta lacra de mandamases ladrones conjurados.
Ofrecer una reparación emocional y unas compensaciones económicas.
Y que no se repitan los abusos de autoridades, en toda su pirámide jerarquizada, y de obediencia ciega y no atender a razones que repugnen robar y usar la violencia para robar, en cualquiera de sus manifestaciones, desde dinero, a bienes, lo que se cuenta, mide y pesa, incluido personas y animales.
La búsqueda y exhumación de antepasados. Ahora bien, que se sigan robando hijas y procediendo a expolios desde los juzgados actuales. Ya sabes bro, hecha la ley, hechas las trampas. ¡Qué vergüenza, intelectual, emocional y evolutiva!
Se centra en qué hacer con las víctimas, las que los promotores digan, con absoluto sesgo, perversión, insidias y sembrar discordia, para aprovecharse de la violencia ladrona de la plebe analfabeta, robando a quienes repugnan los robos y la violencia, y evolucionan para ofrecer propuestas que erradiquen lacras.
Hace hincapié en que no se vaya al valle de los caídos a realizar concentraciones y actos, que se entiendan como humillación a las víctimas, por suponer una apología del régimen, entendido como dictatorial. Ahora bien, manifestaciones el 8M repletas de divorciadas contenciosas que roban hijas y patrimonio, con absoluta desfachatez genocida, y contagiando a otras gentes similares, que como no saben fabricar y vender, se entregan a robar, en el BOE, en los juzgados, en la aeat y dónde les indican sus neuronas y aprendizajes, ladrones y déspotas.
Se señalan varias fechas de conmemoración, por ejemplo el 8 de mayo para recordar a los exiliados. Ahora, órdenes de alejamiento a diligentes padres de familia, mientras se le roban las hijas y se saquean sus propiedades, obtenidas sin robar, a nadie.
Quieren trasladar que la normalización democrática, no solo se concreta en mirar al futuro, asentando una convivencia sin robar ni agredir, sino en analizar lo sucedido en el pasado, para no reproducir las causas que dieron lugar a que las molleras desarrollaran los robos y tragedias.
En lo referente a incluir en los planes de estudios, contenidos referidos a la memoria histórica, los redactores de propuestas se preguntan: "¿tienen los jóvenes un conocimiento adecuado de lo que pasó?" Y aventuran que no lo que ellos querrían, según ofertas antagónicas. Con lo que, mejor que no obliguen a nada. Y que no estorben respecto a la divulgación de lo que sigue pasando y pasa, relativo a robar hijas y patrimonio, la obediencia ciega para intimidar, robar y asesinar, y en suma las represiones caciquiles, que resultan más cruentas cuando proceden de colocadas, historia repleta de atrocidades que empujan a la crueldad genocida, y una ignorancia supina que impide la solución pacífica de los brotes ladrones y maltratadores. Pues no hay juezas que sentencian divorcios contenciosos con resultado de hijas envilecidas, mujeres envilecidas, vecindad envilecida y colocados envilecidos, ladrones y arrojados al tráfico de influencias criminales, eso sí, para la dictadura, aunque digan, para la libertad, la democracia o resultas de cinismos caciques. Es lo que tiene no reconocer la obvia limitación humana, y más la de quienes no llevan una vida de formación continua, y a ser posible, sin descartar invocando especialidad. Sin caer en eso de por mucho abarcar, poco apretar.
Frasecicas desconcertantes: El olvido no es una opción. Democracia sin ley o ley sin democracia. Lo que no dicen, es, democracia sin robar hijas ni patrimonio, ni con ley, ni sin ella.
Hemos oído a Julián Casanova, catedrático de historia contemporánea en la universidad de Zaragoza. No tardó mucho en evidenciar que no le separaba mucho de una ignorante cotorra que si le preguntan, responde, y no calla, y no calla, así se ahogue, y jamás decir: "lo siento, no tengo formación acerca de lo que usted me habla"
Divorcio. Hubo una legislación en el 1932, y volvió en el 82, con los mismos ladrones promotores, que establecían, para sentenciarlo: después de un dilatado periodo de separación, no fuera posible la reconciliación ni la convivencia. O sea la que entabló hostilidades para robar hijas y patrimonio, que se instalara en hacer imposible la convivencia y el respeto, como vía para seguir robando hijas y patrimonio a quien pudiera. ¡Qué legisladores, qué legisladores! Ladrones el abogado y el procurador. Ladronas las juezas. Ladrones los funcionarios colocados por su historial de lacayaje delictivo. Ladrones por contagio todos los que en vez de impedir robos y agresiones, patentes, se suman a ellos. Los del partido, sin excepción. Y los de los partidos, que pretenden similares robos, otro tanto de lo mismo.
Zona de los archivos adjuntos


Imprimir   Correo electrónico

Otros artículos de opinión