Opiniones

Las Bodas del Verano

Una cosa tengo clara y es que el Presidente Sánchez sabe muchas cosas. Más de las que imaginamos. Igual es que lo de llevar el pin de la Agenda 2030 en la solapa, le da una fuerza vital enorme, semejante a la "Criptonita" que alimentaba y llenaba de fuerza a Superman, quién sabe.

Pues bien, Super Sánchez, proclamó ufano, de modo textual y tajantemente:
"Se que me van a acusar de "Pucherazo", y también "Se que voy a ganar las elecciones".

Y no lo dijo como la típica frase de ánimo por estar en campaña electoral, no. Lo dijo muy seguro, yo diría que demasiado seguro de que eso que dijo se iba a cumplir.

Que afirme esto, de manera tan taxativa, siendo que, como Presidente de España no puede ni asomar el hocico por la ventanilla del Falcom para no escuchar el "Que te vote Txapote", a pesar de estar subido a 5000 pies de altura, es que está muy seguro de que habrá unos "hados especiales" que se van a confabular para que, por arte de magia, gane estas elecciones.

Mucha suerte tiene que tener Yolanda Díaz con su Sumar, e incluso Abascal con todo el cariño que le profesan sus seguidores, para que se produzca el milagro de que este señor salga de la Moncloa.

Como habrán observado, no he nombrado a Feijoo y su PP ...
Y es que, como soy tan suspicaz, y aunque me equivoco con frecuencia, casi me barrunto que esta pareja de enamorados PPSOES, en sus "festejeos" y en su "vis a vis" tras la reja ventanera, han "pasado" ya, desde tener casi nada en cuenta a Yolandita, salvo de reserva, por si alguna vez la necesitaran para arreglarles algún descosido, a temer, y mucho, a Abascal como enemigo común.

Esta pareja, si es preciso, se casa por interés. No en balde, los intereses que se reparten cada cuatro años en alternancia, son muchos. Así pues, me temo que esta segunda "Boda del verano" PP+PSOE le va a andar quitando todo el protagonismo a la de Támara Falcó con su caramelito calentorro, ese tal Íñigo Onieva o como diantres se llame el chavalote, por más que le hayan cosido su vestido ya ni se sabe donde, y por más que esta niña, famosa ni se sabe de qué, chinche y rabie.

Otros artículos de opinión

Image