Y sus señorías al sol

A las puertas de la gran crisis nacional y también europea que se nos viene encima -y no es que sea una agonías ni la alegría de la huerta, lo se, no porque sea economista, sino porque leo-, no me parece nada bien que nuestros políticos, a quienes estamos pagando un pastón, se larguen de vacaciones, así con todo su morro, sin tener ni repajolera idea de qué van a hacer para afrontarla. Yo creo que en el fondo están cagaos y saben que al pringao que le toque bregar con la nave hispánica, lo va a tener difícil. Aunque dudo que la manada de irresponsables que nos ha tocado en suerte, salvo alguna honrosa excepción sepa muy bien el lío en que la caprichosa economía nos va a atascar a todos.

Pues bien, a estas alturas, aún siguen sin formar gobierno porque eso sí, en este país verbenero, las vacaciones son sagradas y en agosto "tutti chiuso per ferie", como dirían nuestros colegas italianos, que también les va la siesta y la tumbona como buenos latinos.

Tampoco es que los echemos de menos, pues si como me temo, cuando vuelvan van a seguir jugando a la rueda de sillas y si no "no teajunto" en lugar de sentarse todos, pero todos sin dejar ninguno fuera, pensar en ponerse seriamente a trabajar, abrir la ventana y al ver la madre de todas las tormentas que se cierne en el horizonte ponerse a desarrollar las mejores ideas para entre todos hacerle frente, pues dicen que la mejor manera de disolver enemistades es tener un problema común donde todas las manos son necesarias.

Pero no caerá esa breva, pues cuando sus señorías tengan a bien regresar, luciendo el moreno playero y la emoción poltronera de inicio de curso seguirán con el "a ver quien pilla cacho" y "si yo te doy...tú me das".

Europa también está fastidiada, pues el tema de la salida británica la ha dejado medio tuerta y la economía europea se ha puesto a temblar. El BCE ya no está para prestarnos más dinero, con la deuda que tenemos y la cual ya hemos hecho extensiva también hasta nuestros nietos (me congratula al menos no tener ninguno -de momento-), aunque el que los tenga no se libra de dejarles esa herencia.

Así pues, este es el panorama, y nuestros próceres están a verlas venir.

Lo que salga de este entuerto de sillas y cambalaches lo va a tener crudo para gobernar, pues aunque no quiera, va a tener que hacer recortes en todo lo recortable, no le va a quedar otra, salga el PSOE con el centro derecha o con la ultra izquierda.
Aunque la única verdad verdadera es que la granizada nos va a pillar de lleno a los de siempre y además con el paraguas viejo y agujereado que nos dejó la anterior tormenta.

¡¡¡Sálvese quien pueda!!!


Imprimir   Correo electrónico

Otros artículos de opinión