Opiniones

El indigesto desayuno del señor Urquizu

A estas alturas casi todo el mundo conoce el escrito que publicó el señor Urquizu, alcalde de Alcañiz, el día 21 de enero, cuando estaba en un hotel de Madrid. Digo casi todo el mundo porque amigos, enemigos, indiferentes y estupefactos ciudadanos del mundo lo han leído. Por si acaso, aquí reproduzco las inteligentísimas, ilustradas y doctas palabras del sociólogo Ignacio Urquizu:

“Hoy me levanto en un hotel de Madrid y me dicen que no está abierto el buffet de desayuno. Hay muy poca ocupación. Han pasado de dar 200 desayunos a 15. Enero siempre fue bueno: es FITUR. El trabajador me dice que pasa en más hoteles. Igual Madrid no es libertad, @IdiazAyuso”

Hay textos que no hay por dónde cogerlos. Lamentablemente este tiene muchos sitios por dónde cogerlo.

¿Cuál es el problema?, ¿que quería levantarse muchas veces para amortizar el pago del hotel y se lo han servido?, porque dice que han servido 15.

Me gustaría saber, como curiosidad, sólo curiosidad, si el bufé abortado y el hotel se lo ha pagado él o lo hemos hecho a escote todos los ciudadanos.

El mismo día que publicaba su queja, Bajo Aragón Digital informaba de que a cinco grados bajo cero había durmiendo una persona en la calle, tapada con cartones, porque el Ayuntamiento de Alcañiz no dispone de ninguna plaza para albergar a estas personas. Y además, sin bufé.

Estoy deseoso de ver publicado el escrito del señor Urquizu en el que escriba que Alcañiz está
SIN una plaza para albergar a necesitados
SIN limpieza digna de las calles
SIN mantenimiento de todos los caminos
SIN mantenimiento del estado de las calles
SIN creación de empresas
SIN informar de la solicitud que se hizo al Ministerio sobre el Nudo Mudéjar
SIN cumplir el programa por el que fue elegido
SIN contestar a las demandas de los ciudadanos
SIN decir la verdad sobre los contratos de la Policía Municipal
SIN proyectos
SIN poner una sola papelera nueva en lo que lleva de legislatura
SIN hacer un parque para perros
SIN vergüenza

La lista podría alargarse muchísimo.

Releído el texto del señor Urquizu, igual es que hacer o no hacer lo que le dé la gana es libertad.

Para los que estén preocupados porque el señor Urquizu no desayunó en el bufé, no se preocupen, porque con las tortas que le dieron en Twitter tiene para desayunar obleas hasta que acabe la legislatura.

Otros artículos de opinión

Image