Opiniones

Los papeles

Primero fueron los papeles de Panamá y ahora los de otros lugares. Es sorprendente lo que determinadas personas son capaces de defraudar. Más sorprendente es que un reducido grupo de periodistas sea el que haya sacado a la luz esta información de grandes, enormes, defraudadores que los inspectores de Hacienda de todos los países del mundo no han conseguido.

Más sorprendente, e indignante es que esos mismos inspectores se dediquen a perseguir al pequeño empresario, que seguramente defraudará, pero al que acomisan, que no tienen buenos abogados, ni buenos asesores, que por extender mal una factura o por olvidarse de hacer una declaración que puede suponer una cantidad pequeña, les ponen multas que pueden llegar a hacer temblar sus empresas.

He conocido casos, en los que por un error, sin ninguna intención manifiesta de fraude se han puesto sanciones. La provincia de Teruel hace unos años fue un banco de pruebas para perseguir a los pequeños, pequeñísimos empresarios y autónomos y no se dejaba vivir a nadie. Y viajes a Teruel (los del Bajo Aragón) y papeles y más papeles y justificaciones imposibles.

Mientras esos mismos inspectores escuchaban tranquilamente las canciones de Miguel Bosé o seguían con devoción las tácticas de José Guardiola y si tenían ocasión les pedían un autógrafo.

No justifico el fraude, pero hay ballenas y alburnos y resulta difícil entender que haya anzuelo para el segundo y no para el primero.

Otros artículos de opinión

Image