Reflexionar

Eso es lo que se lleva estos días: Reflexionar. Tras las dos últimas citas electorales separadas por poco más de un mes, la primera cuestión que me planteo es por qué 100.000 aragoneses se quedaron en casa y no fueron a votar. Quizás creyeron que con los resultados obtenidos el 28A ya se había frenado a las tres derechas y las políticas progresistas ya estaban aseguradas con el triunfo del partido socialista.

Ignoraron, o tal vez desconocían, que lo que importa y lo que nos hace a todas y a todos más iguales en derechos se jugaba en casa. Cómo se gestiona la sanidad, la educación o los servicios sociales se decide aquí, desde el Pignatelli.

Para valorar que los resultados obtenidos por la coalición Podemos-Equo han sido malos, no hace falta ser estadista.

Igual que reconozco esta realidad, me reafirmo en los logros conseguidos en la legislatura que concluye gracias al impulso de Podemos Aragón. Desde la oposición hemos conseguido, por ejemplo, que se dupliquen las ayudas al alquiler, que casi se tripliquen las becas de comedor y ayudas para material escolar, aumentar por tres años consecutivos el Ingreso Aragonés de Inserción, que la becas universitarias pasaran de trescientas a tres mil, que los bomberos forestales estén contratados diez meses y medio, o que nuestras niñas y niños coman mejor y más sano gracias a las cocinas instaladas en sus colegios. Lo hemos conseguido y lo hemos contado, como también hemos contado que Lambán no dudó en pactar con PP, C,s y PAR la modificación del impuesto de sucesiones que beneficiaba a unas pocas familias adineradas, y se negó a suprimir o modificar el ICA que afecta a todos los aragoneses. Pero parece ser que eso no cuenta.

Por irónico que parezca, el paraguas de Sánchez ha cobijado a quienes en su día se enfrentaron a él, la fiesta de la democracia tiene estas cosas.

Solo les pido a quienes votaron convencidos de que su voto garantizaría más derechos, libertades y más democracia, que no bajen la guardia; si sus deseos se cumplen será un gran logro para toda la sociedad y podremos celebrarlo todos.


Imprimir   Correo electrónico

Otros artículos de opinión