Suso y la prevaricación

Uno pensaba que eso de la prevaricación era permitir que la madre de un concejal tuviera un bar abierto sin licencia.

También pensaba que eso de la prevaricación consistía en no atender a los vecinos que han perdido sus casas por el derrumbe de un cerro municipal.

En mi ignorancia, también pensaba que prevaricar consistía en limpiar unas calles y dejar otras sin limpiar en función de quienes fueran los dueños de las viviendas.

También pensaba que prevaricar consistía en utilizar el asfaltado del camino de la vía, no para asfaltar el camino, sino para asfaltar el camino que conduce al masico de la familia del alcalde.

También pensaba que prevaricar era hacer unas bases para la concesión de la gestión del agua que favorecieron a una empresa concreta.

También pensaba que prevaricar era utilizar el dinero público para favorecer al medio de comunicación que le baila el agua.

Estas, entre otras cosas, son las que consideraba prevaricación. Pero va Suso y dice que prevaricar es llegar a un acuerdo con los vecinos para solucionar el problema ocasionado por los terrenos del Ayuntamiento al caer sobre sus casas y destruirlas.

Así que, una de dos, o cambian el significado de prevaricación en el diccionario o cambian al que este concepto tiene de la palabra.

Continuando con mi pensamiento, también pensaba que el gobierno de Suso había estado apoyado por el PAR. Y, hasta ahora, no he escuchado, quizás porque mis oídos están sordos, que el par no vaya a volver apoyar la gestión de Suso otorgándole el voto de sus concejales.


Imprimir   Correo electrónico

Otros artículos de opinión